jueves, 26 de marzo de 2020

Diario de un confinamiento, 9. Natalia Ginzburg y los puentes

Cuenta Natalia Ginzburg en Lessico famigliare que ni ella ni sus hermanos fueron a la escuela primaria porque su padre, médico anatomista e histólogo, decía que en la escuela estaban expuestos a los microbios. Aprendieron en casa, con maestras a domicilio, entre las que se contaba la propia madre, que enseñaba aritmética y geografía a la niña Natalia. Ernesto Ferrero, uno de los editores de Einaudi a partir de la década de los 60 del siglo XX, recuerda ese detalle en su libro I migliori anni della nostra vita, el volumen nostálgico que dedica al trabajo en la editorial: "perché suo padre, il celebre anatomo-patologo Giuseppe Levi, voleva risparmiare alla figlia il contagio delle malattie infettive". 
Ha querido el azar que, repasando lecturas para un libro que tengo entre manos, haya reparado en esta prevención del padre de Natalia. La escritora nació en 1916, por lo que sus años escolares transcurrieron en la década del 20. Por tanto, tenía dos años cuando la pandemia llamada "gripe española" causó más muertes en el mundo que la Gran Guerra. En Italia se calcula que fallecieron unas 650.000 personas. El padre de Natalia, como tantos padres en el mundo en estas semanas, temía la amenaza vírica fuera del hogar. Aunque a sus hijos solo los privó de la escuela comunitaria, porque los pequeños Levi retozaban en jardines, plazas y prados. Aquella Italia, esta Italia.

* * *
Siempre me ha gustado el simbolismo de los puentes sobre las aguas. Al unir riberas lejanas, cuando no antagonistas, el puente reivindica su función conciliadora y solidaria. Esta mañana he comprobado lo fácil que resulta ahora fotografiar el puente de la Constitución de 1812 en la más absoluta soledad. Insólita y bella imagen, pero también siniestra, porque podría pensarse que ha perdido la más primaria de sus virtudes. Mas solo en parte. La solidaridad sigue inmutable, trufada de empatía: si dos personas no se abrazan, dos orillas no se reencuentran. Esa ha sido su lección de hoy. 


No hay comentarios: