martes, 2 de enero de 2018

En los albores del año

Tiene el año que comienza algo de virginal, de velo que espera ser roto amorosamente. Aquí, en las alturas, se abre discreto, como la flor que duda temiendo los fríos ocultos, acechantes. Sin embargo, la mañana es grata y todo transcurre como en un murmullo de aires que se rozan y se acarician. Esto sucede hoy, pero también sucedió ayer, en las primeras horas de 2018. Eso sí, el dios latino Jano, buen amigo de estos Silenos, ya no vigila como ayer. A medida que pasan las horas, se relaja y reorienta sus dos rostros quién sabe hacia qué latitudes.

* * *

En este trance vacacional he concluido algunas lecturas. Narrativa. Espero que la poesía no se sienta agraviada. Los detectives salvajes de Bolaño. Me ha parecido una novela hinchada, con testimonios que añaden poco a la trama y lastran la lectura. No obstante, tiene muchos momentos de genialidad. Y uno siente al final afecto hacia Arturo Belano, alter ego de Bolaño, y Ulises Lima, cuyo nombre basta para homerizar el territorio que pisa. Léxico familiar de Natalia Ginzburg. Es una autobiografía escrita a golpe de recuerdos, algo desordenada y repetitiva. Me ha servido para lo que buscaba en ella: las huellas de la editorial Einaudi y del que fue su primer marido, un personaje interesante: Leone Ginzburg. El "Concierto barroco" de Alejo Carpentier. Si barroco es el estilo de Carpentier, barroco al cubo es este relato que comienza con los brillos de la plata y culmina con la trompeta de Louis Armstrong en 1773, cerrando el estreno veneciano de la ópera de Vivaldi sobre Montezuma. Quien disfrute con el magisterio de la retórica hallará aquí deleite sobrado. Knockemstiff de Donald Ray Pollock. Un descubrimiento este escritor norteamericano tardío. Hay en estos relatos mucho alcohol y muchos seres que deambulan por el callejón sórdido de sus vidas. Realismo sucio en una población cuyo nombre se atraganta y duele a menudo. Una hondonada de la que cuesta salir y, si se logra salir, se arrastra la piel. No obstante, hay que leer a Pollock. 




No hay comentarios: