domingo, 24 de septiembre de 2017

José Manuel Benítez Ariza y el cine clásico norteamericano

Los lectores de José Manuel Benítez Ariza saben que su cinefilia es una pasión madurada que viene de lejos. Sus libros anteriores, La vida imaginaria (1996) y Me enamoré de Kim Novak (2002), entre otros trabajos, ya pusieron las cosas en su sitio: mientras otros aguzamos el sentido para escudriñar hasta en los intersticios de una película y acabamos con el sabor amargo del vano esfuerzo, Benítez Ariza alcanza a ver las entrañas, el magma telúrico, el plus ultra de las historias del celuloide. Y sale ileso para contarlo con elegancia y acertada acribia.
..... Cosas que no creeríais. Una vindicación del cine clásico americano es su último libro. Una de mis lecturas de este verano. Lectura gozosa y gozada. Articulado en torno a cinco apartados ("La palabra como opción", "Un primer clasicismo", "Hacia el nuevo Hollywood", "La generación de los 70" y "Después del cine de autor"), y precedido de un prefacio aclaratorio de intenciones y reflexivo sobre el concepto de "cine clásico norteamericano", el volumen resulta (en palabras de su autor) "el recorrido impresionista y sincopado a lo largo de aproximadamente medio siglo". 
..... No dispongo de espacio aquí para una reseña que haga justicia a todo el trabajo de Benítez Ariza. Me limitaré a dejar algunas impresiones, con el propósito de que lo leáis y disfrutéis tanto o más que yo.
..... Las páginas iniciales, dedicadas al cine mudo son una delicia. Y sí, como dice el autor, hay que renunciar al prejuicio de verlo como un producto técnicamente limitado para verlo como un ejercicio de arte. Por estas páginas asoman Murnau, la pareja Laurel y Hardy, la actriz Louise Brooks (y aquí a Benítez Ariza se le nota la admiración por este personaje singular del que emanaba una involuntaria irradiación sexual), Buster KeatonKing Vidor, entre otros.
..... Vienen luego capítulos espléndidos sobre las comedias de Lubitsch, Cukor, Sturges y Wilder, el cine de Frank Capra y el de John Ford. He disfrutado mucho con el titulado "El wéstern en cinco tiempos", quizá por el regusto melancólico de la niñez que galopaba hacia poniente. Con su lectura he recordado historias que me fascinaron, como El hombre que mató a Liberty Valance, la trilogía de Sergio Leone o El último tren de Gun Hill (una de mis preferidas).
..... En ese recorrido sincopado destaca el capítulo que dedica a la generación de los años 70 (Coppola, Scorsese y Spielberg), con cuyo cine hemos ido creciendo. ¿Quién no sigue impresionado todavía hoy, cuando ya no somos tan niños, por el gran tiburón blanco o por la mirada procelosa de Michael Corleone (Al Pacino) al dirimir los "asuntos" de la familia?
..... En este libro hay mucho más: Orson Wells, Woody Allen, David Lean, Roger CormanRoman Polansky, Vincente Minnelli, los hermanos Coen..., grandes producciones, musicales, dramas, thrillers, cine de catástrofes, de autor... Pero Benítez Ariza no trae solo la galería de los grandes nombres, sino que se fija también en los menos conocidos, en los incomprendidos, como John Milius, guionista de Apocalypse Now y director de El viento y el león, esa "joya postergada", o Joseph W. Sarno, a quien algún crítico ha considerado "el Igmar Bergman del porno". 
.....  La información que contiene este libro no es fruto de una mera irrigación erudita, sino de un ejercicio de reflexión continuado, pues Benítez Ariza despliega ante el lector el escenario histórico y cultural de los filmes y sus participantes, con alusiones a disposiciones legales que supusieron un hito, como la Caza de Brujas del senador McCarhty o el Código Hays. Asimismo, ha sabido engarzar con pericia los distintos momentos de la evolución del cine americano, deteniéndose con frecuencia en los estadios fronterizos (a menudo los más interesantes). Añadamos a todo ello que, lejos de ser un estudio descriptivo, el autor se implica, aporta sus ideas, rebate argumentos consolidados y reorienta líneas de reflexión e investigación.
..... En conclusión, leedlo y disfrutad del cine visto y del no visto aún, porque su mención en este libro es el mejor estímulo para hacerlo. 
..... Como regalo delicioso, el volumen está ilustrado por Manuel Martín Morgado, a quien debemos esa mirada que nos malquista de Louise Brooks en la portada. 


No hay comentarios: