martes, 31 de mayo de 2016

Breve nota sobre "París en corto"

París en corto, mi último libro, en el Correo de Sevilla. Breve nota de Alejandro Luque.

sábado, 28 de mayo de 2016

Los libros de los otros: Javier Vela, J. M. García Gil y L. A. de Cuenca

...Italo Calvino pasó buena parte de su vida ejerciendo de crítico literario, pues era, junto con Cesare Pavese, Elio Vittorini y Natalia Ginzburg, evaluador de manuscritos de la editorial Einaudi. Un buen número de sus valoraciones, dirigidas en forma de epístolas a los autores, fueron publicadas por Carlo Fruttero y Giovanni Tesio en I libri degli altri (Einaudi, 1991), traducido por Siruela en 2014 (Los libros de los otros). Calvino era, por tanto, crítico de oficio, se ganaba la vida separando lo que él entendía que era el grano de la paja molesta. 
....Viene esto a cuento de mi actitud ante los libros de los otros y la crítica. Tengo la sana costumbre de no hacer reseñas de libros que no me gustan. Ya sé que habrá quien piense: "Claro, así no se moja; así no se busca enemistades". La cuestión es  más simple: no pierdo el tiempo escribiendo sobre un libro cuya lectura me deja frío, indiferente. Y como no soy crítico profesional, no estoy obligado a torpedear los flancos de un autor o autora exponiendo en público lo que yo creo carencias y defectos literarios. Por otra parte, mi opinión vale lo que vale una opinión aislada, personal, que no trasciende a los grandes medios del mercadeo editorial. 
.....Recientemente he leído varios libros que me han gustado y merecen unas líneas de atención. Pero como este post ya se ha alargado, reservaré el espacio de entradas venideras para cada uno de ellos. Son los últimos poemarios de Javier Vela, José Manuel García Gil y Luis Alberto de Cuenca.




sábado, 14 de mayo de 2016

Un microrrelato de Violeta Pérez Custodio

Las sorpresas (por fortuna también las buenas) llegan cuando menos te lo esperas. Anoche, en forma de email, recibí este microrrelato. Me lo envía Violeta Pérez Custodio, una compañera en las tareas universitarias y amiga hace ya muchos años. No sabía yo que, entre latines y elocutiones, escribía perlas como esta. 
...
TROLLEYS
...
La manada de trolleys avanza por la pista. A sus amos el paso apresurado les deja sin resuello, ansiosos de lograr acomodo en el altillo. Pero hoy los ministros del Leviatán alado los detienen a pie de escalerilla y, a fuerza de empujones, los apilan en el vientre del gigante. No permiten equipaje de mano en la cabina. Lo que es la vida: tanta angustia para acabar hacinados sin distinción de clases. El mismo cuarto oscuro para el Cartier que para el made in China. Ronca fricción de asas y etiquetas. De vuelta a la luz y a la espera de sus dueños, los trolleys se desplazan desnortados. Como si fueran hombres, unos ruedan intactos; otros, marcados para siempre por el goce furtivo en la bodega.
...

martes, 10 de mayo de 2016

Un mendigo por las islas de París

Río Po (Turín)
EL FORASTERO
....
A primera vista diría usted que es un mendigo más de cuantos pululan por el centro, pero, si se fija bien, en sus andares y en la gravedad del rostro se esconde un hombre principal, incluso de estirpe soberana. Cruza el pont de Saint-Louis y se detiene delante de la terraza de Le Flore en l’Île y, aunque no comprende el sentido de esa lengua extranjera, el forastero infiere de los semblantes risueños que en el corazón de esta gente ribereña reside la alegría. Sin embargo, esto no impide que se sienta vulnerable, debilitado todavía por las continuas pruebas del mar, y con la desazón del náufrago se pregunta a qué tierra ha arribado, por qué los olivos no verdean ya en las lomas, dónde está el amigo porquero, señal legendaria de hospitalidad. El hombre, impío a fuerza de soportar los embates del destino, maldice a los dioses por haber colocado la enésima isla desconocida en su camino de regreso a casa.

Del libro París en corto, Granada, Valparaíso, 2015.

sábado, 7 de mayo de 2016

José María Merino, espléndido pregonero de la XXXI Feria del Libro de Cádiz

En una sala repleta de público que soportó estoicamente la perorata clonada de los tres políticos encaramados en la mesa, José María Merino hizo una hermosa defensa del libro como "uno de los objetos más complejos" que ha inventado el ser humano. Se sintió cómodo José María en una Feria de Libro dedicada este año al género fantástico, del que tanto sabe y ha escrito. Qué gozo escuchar siempre al maestro.  

Merino y servidor. XXXI Feria del Libro de Cádiz (6/5/2016). 
Foto gentileza de Armando Lara.

lunes, 2 de mayo de 2016

Nuevo número de la revista "Caleta", dedicado al Mediterráneo

Acaba de salir el último número de la revista Caleta. Coordinada por su director, el escritor José M. García Gil, y los periodistas Alejandro Luque de Diego e Ilva U. Topper, el número está dedicado a las Letras del Mediterráneo. Se trata de una bella publicación que aúna fotografías (María Alcantarilla) e ilustraciones (Massimo Casagrande, Sattar Kawoosh, Fatima A. Parsi, A. Sadoon  y Antonio Santacroce) con ensayos, relatos y poemas. Contiene, además, una sección dedicada a Sicilia y el "Cuaderno de Túnez" de José Manuel Caballero Bonald. Junto al escritor jerezano colaboran numerosos autores de diversas nacionalidades mediterráneas (Marruecos, Palestina, Córcega, Italia, Grecia, Israel, Italia, Portugal, Argelia, Egipto, Siria, Yemen, Turquía, España...), como Rafael Argullol, Petros Markaris, Paolo Rumiz, Ali Bécheur, Asli Erdogan, Abdul Hasi Sadoun, Miguel Torga, Vincenzo Consolo, Dimitris Angelís, Patrizia Gattaceca, Ben Clark, Abderrahim Al Khassar, Maram Al Mansri, Sandro Penna, Igor Stiks y otros muchos. Tiene este volumen además el atractivo de presentar los poemas en su lengua original acompañada de traducción española por un elenco de traductores, entre los que figuran Fernando Juliá, Abdallah Taouti, Vladislav Punchev, Wafa Khlif, Jose´A. Moreno Jurado, Raquel Vicedo, Álida Ares, Pau Sanchis, y Irfan Güler.
.....Mi aportación ha consistido en un texto entre el ensayo y el relato, del que os dejo el primer párrafo:
...
Por el mar se las llevaron: mujeres de la mitología clásica en ruta por el Mediterráneo

No solo los mortales son hijos del asombro. Si prestamos oído a la fabulación de Apolonio de Rodas, el día en que los cincuenta héroes griegos comandados por Jasón botaron la nave construida por Argos (carpintero de ribera inspirado por Atenea), los dioses asomaron sus rostros entre las nubes para contemplar el prodigio de la primera navegación marítima. Igualmente admiradas debieron de sentirse las Nereidas que Catulo situó en su poema al paso espumeante de la embarcación, pues emergieron de las profundidades para contemplar de cerca el portento. Porque dioses y Nereidas sabían que el mar defiende sus misterios emboscado en formidables asechanzas, de las que ni siquiera estarían a salvo los semidioses de la nave Argo. [...]