martes, 10 de mayo de 2016

Un mendigo por las islas de París

Río Po (Turín)
EL FORASTERO
....
A primera vista diría usted que es un mendigo más de cuantos pululan por el centro, pero, si se fija bien, en sus andares y en la gravedad del rostro se esconde un hombre principal, incluso de estirpe soberana. Cruza el pont de Saint-Louis y se detiene delante de la terraza de Le Flore en l’Île y, aunque no comprende el sentido de esa lengua extranjera, el forastero infiere de los semblantes risueños que en el corazón de esta gente ribereña reside la alegría. Sin embargo, esto no impide que se sienta vulnerable, debilitado todavía por las continuas pruebas del mar, y con la desazón del náufrago se pregunta a qué tierra ha arribado, por qué los olivos no verdean ya en las lomas, dónde está el amigo porquero, señal legendaria de hospitalidad. El hombre, impío a fuerza de soportar los embates del destino, maldice a los dioses por haber colocado la enésima isla desconocida en su camino de regreso a casa.

Del libro París en corto, Granada, Valparaíso, 2015.

No hay comentarios: