miércoles, 30 de diciembre de 2015

Fin de Año con libros propios y ajenos

Acaba un año que, siendo justo, podría calificar de notable. Bueno en lo profesional, muy grato en lo literario. He publicado dos libros que me están dando sus alegrías: Después de Troya y París en corto, y he puesto el colofón a un poemario que espero vea a luz en los próximos meses. Sigo, piano piano, con varios proyectos iniciados hace tiempo que me llevo para el otro lado del umbral. Y ha habido muchas y buenas lecturas. Destaco solo cuatro que, todavía hoy, recuerdo gratamente y aconsejo vivamente:
...
- Cristian Crusat, Solitario empeño (Pre-textos, 2015). Cuentos atípicos, comunicantes y comunicados, donde se abren puertas que llevan a lo onírico, o a la extrañeza evocada con metáforas que destellan como pájaros azules. Y bien escrito, lo cual es no solo imprescindible en literatura, sino ejemplar en el páramo habitual de la mediocre escritura.
... 
- José Mª. García López, Pasolini o la noche de las luciérnagas (Nocturna Ediciones, 2015). Entre la novela y la biografía, interesante acercamiento a los últimos años del cineasta desde la investigación de su asesinato. El deambular por las calles de Roma tiene una atmósfera gris que seduce y envuelve. Muy bien escrito, lírico a veces, barroco otras, en un presente de indicativo que percute como una culpa.
...
- María Belmonte, Peregrinos de la belleza. Viajeros por Italia y Grecia (Acantilado, 2015). Grecia e Italia como lugares de obligada meta cultural, social y placentera. Una prueba que debía ser superada por cualquier aristócrata o joven inquieto que se preciara de ser algo más que un lugareño. Johann Winckelmann, Wilhelm von Gloeden, Axel Munthe...). La misma Grecia a la que hoy llegan hordas de inmigrantes fue, desde el siglo XVIII, el destino de una clase acomodada, curiosa y algo libertina.
...
- Antonio Rivero Taravillo, Lo que importa (Renacimiento, 2015). De cuanta poesía he leído de Rivero Taravillo, acaso su mejor libro. La vida cotidiana asomada al verso en algunos poemas; en otros, los lugares del recuerdo, el rey traducido tiempo ha, la mirada sutil (la pincelada certera) sobre el mundo: "Invierno. El tren / abre la cremallera. Campos desnudos". Y la impostura central de ese poeta llamado Humberto Fabbro.
...
Me llevo otras muchas lecturas y relecturas (J. E. Cirlot, JRJ, Italo Calvino, Perucho, Aurora Luque, Eloy Tizón, Borges, Stanislaw Lem, Iwasaki, Sergio Ramírez...) y aguardo a la noche de Reyes, en la que vendrán libros nuevos. Eso espero.

No hay comentarios: