miércoles, 22 de julio de 2015

ZAZ y París en la noche cartagenera

El verano, estación de fuegos y multitudes ávidas de quemarse, se torna más templado y menos tedioso con un par de buenos conciertos. Ayer disfrutamos del primero, en el marco de ese festival ya veinteañero que es La Mar de Músicas de Cartagena. La cantante elegida, ZAZ. Con 35 años y solo tres discos espléndidos (Zaz, Recto verso y París), esta francesa (Isabelle Geffroy en la partida de nacimiento) ofreció un concierto memorable ante un aforo sobrepasado, encendido, entregado desde el primer tema. Ella misma expresó en más de una ocasión su sorpresa por la afluencia y el calor del público. Sorprende que en tan solo cinco años (el primer álbum salió en 2010) esta cantante se haya convertido en una voz imprescindible de la música francesa, la heredera para algunos de Edith Piaff (ahí es nada), querida y requerida por muchos seguidores en varios países. Confesaba ayer con emoción que no hace mucho iba a los garitos a escuchar a las bandas de jazz y ahora una buena banda la respalda y pone el decorado musical a sus canciones, donde hay ecos de la chanson, el gypsy jazz, el rap y el swing. Más de hora y media de disfrute para los asistentes (y también para los que entonces anduvieran por los alrededores, pues su voz algo rota debió de descender airosa hasta los muelles portuarios), que cantaron con ella sus temas más conocidos: "Je veux", "On ira", "Trop sensible", "Ni oui ni non", "Les passants",  "Comme ci, comme ça", "Eblouie par la nuit"... y otros del último disco, el dedicado a su querido (y el mío) París: "Paris sera toujours Paris", "Sous le ciel de Paris", "La parisienne"... ZAZ cerró, como no podía ser de otra manera, con "La vie en rose" de la gran Piaff. La acompañaron Guillaume Juhel (guitarra), Edouard Algayon (guitarra), Yoann Schmidt (batería), Thierry Faure (piano, acordeón), Illan Abou (contrabajo) y Claude Egea (tompeta). Lo dicho: músicas de este mundo para templar este tórrido verano.

No hay comentarios: