lunes, 27 de julio de 2015

Italo Calvino en defensa del oficio, tan poco valorado, del traductor

A Antonio Rivero Taravillo, 
el traductor más prolífico que conozco
....
Los traductores son a la literatura lo que los actores secundarios al cine. Ahora que la muerte del gran Zazatornil ha reabierto el viejo debate sobre la escasa valoración de los secundarios en el cine español (con ser, muy a menudo, mejores actores que los principales), escribo unas líneas estivales en homenaje a los traductores literarios, esos seres cuyos nombres en letra pequeña casi nadie lee, relegados con frecuencia a ser un dato tipográfico más perdido en la hojarasca de los créditos. Pero no voy a hacerlo con mis palabras, sino con las de alguien mucho más autorizado que yo: Italo Calvino.
.....Solía el escritor italiano no callarse cuando recibía críticas que estimaba injustas o poco fundamentadas, y le faltaba tiempo para responder con cartas, a veces muy extensas, al escritor, crítico o periódico origen de la andanada. Igualmente actuaba cuando los ataques iban dirigidos al trabajo editorial de Einaudi, en cuyo engranaje llegó a ser una pieza importante. 
.....En 1963 el crítico Claudio Gorlier publicó en la revista literaria Paragone una dura crítica de la traducción italiana que Adriana Motti había hecho para Einaudi de A Passage to India (Passagio in India en la versión de Motti) del escritor inglés E. M. Forster. Calvino respondió en octubre a Gorlier con una larga epístola dirigida a la revista, que la publicó en el número de diciembre. Él, que confiesa no haberse atrevido a hacer una traducción en su vida, sale en defensa de la labor del traductor. Selecciono tres fragmentos:
...
Por lo tanto, hoy más que nunca, se hace necesaria una crítica que dé cuenta de la calidad de la traducción. Esta necesidad la sienten los lectores, que quieren saber hasta qué punto pueden confiar en la profesionalidad del traductor y en la seriedad de la editorial; la sienten los buenos traductores, que prodigan tesoros de minuciosidad e inteligencia sin que nadie les diga ni pío; y la sienten los editores, que quieren que los trabajos bien acabados tengan el reconocimiento que merecen [...]
...
....Pregunta derivada 1: ¿Hay buena crítica de  las traducciones en España? 
....
....Sigue Calvino:
...
No es la primera vez que oímos decir a un buen traductor: "Pues sí, me dejo la piel resolviendo problemas que nadie se había planteado antes y de los que nadie se percatará, para que luego el crítico X abra el libro al azar, dé con una frase que no le gusta, quizá sin cotejarla con el original, sin preguntarse de que otra manera podría haber sido resuelta, y en dos líneas se cargue toda la traducción [...]
.....
.....Pregunta 2: ¿Actúa así generalmente el crítico español con las traducciones? ¿Suele tener delante la obra en su lengua original?
.....
.....Sigue Calvino:
.....
El arte de la traducción no atraviesa un buen momento (ni en Italia ni en otros países, pero limitémonos aquí a Italia, que, con todo, no es en este aspecto el país que más puede lamentarse). Es más amplia, sin duda, la base de reclutamiento, es decir, los jóvenes que conocen bien o medianamente bien una lengua extranjera; pero cada vez son menos los que, al escribir en italiano, poseen dotes de agilidad, seguridad en la elección del léxico, economía sintáctica, sentido de los diferentes niveles lingüísticos, en definitiva, inteligencia del estilo (en su doble aspecto de comprender las peculiaridades estilísticas del autor que se traduce y de saber proponer equivalentes italianos en una prosa que se lea como si hubiera sido pensada y escrita directamente en italiano): precisamente, las dotes en las que reside el singular genio del traductor
....
.... Pregunta 3: ¿Hay buenos traductores literarios en España? ¿Poseen las cualidades que señala Calvino?
....
....
Los textos se citan por la traducción de Carlos Gumpert: 
Italo Calvino. Correspondencia (19401985), Madrid, Siruela, 2010, pp. 305307.
...

No hay comentarios: