domingo, 22 de febrero de 2015

Rosario Troncoso o el desvalimiento

..... El 4 de diciembre presenté Transparente, el último libro de poemas de Rosario Troncoso, publicado por La isla de Siltolá. Recupero ahora las notas que escribí para aquel acto. 
..... Conocí a Charo Troncoso en la primavera de 2009, cuando ella organizaba el I Encuentro Cultural "Creación Literaria en el Parque de los Toruños" (Puerto Real - El Puerto de Santa María, Cádiz). Me habían informado antes de que detrás de aquellas actividades estaba una joven muy inquieta, profesora de secundaria, que también escribía poesía. Casi seis años más tarde me alegra comprobar que ambas facetas, la de agente cultural y la de poeta, siguen intactas y, al menos la segunda, in crescendo
..... Transparente es un libro que revela cierta madurez poética de Troncoso. Su voz, vehemente e incluso dura en otros poemarios (El eje imaginario Juguetes de Dios), se torna ahora más sosegada y reflexiva. El título tiene su embrión en el poema "La niña transparente", del libro Juguetes de Dios (2009). La transparencia como fragilidad. Porque este es uno de los temas recurrentes de Troncoso: la fragilidad del ser, su desvalimiento. Desamparo que se manifiesta en el paso insobornable del tiempo ("Naranjas", "A los veinte años"), en las ausencias ("Buenas noches", "Madrid y septiembre", "Unas manos que abriguen"), en la incapacidad para afrontar la vida ("Apatía"). El desvalimiento se evidencia también en la desfragmentación del ser, tema este muy del gusto de la autora ("Pedazos", "Zombie",  "Puntadas", "Profesora, la poesía no sirve para nada") y en la presencia de la muerte ("Eternidad provisional", "Duelo", "Unas manos que abriguen"). Aunque siempre queda, como refugio esencial, la memoria de la infancia y la gozosa juventud primera (Los días de Puerto Real entonces / tenían veinte años, de "A los veinte años"). 
..... En la segunda parte del libro ("Ya no son infalibles las rutas conocidas"), hay poemas también de contenido y propósito social, como "Contrato" y "Deshaucio", vertiente esta a la que no renuncia Troncoso
..... Desde el punto de vista formal, encuentro mejor factura en los finales de poemas. Por ejemplo, en "Madrid y septiembre": Tu nombre fue fugaz. / Como dedo en el vaho / que deja en el cristal / corazones y pájaros. Y versos que se revisten de una suerte de aforismos, como El gran futuro fue / el sueño de los otros ("Caducidad"); Comienza todo / donde nada termina ("Una luz verde al otro lado de la bahía") o El olvido es siempre un bien imperfecto ("Lección").
..... Concluyo con un poema que me gusta especialmente.
...
NOVIEMBRE
...
Y quizás hoy todo se vuelva amargo:
el azúcar, la lluvia, este noviembre
que resiste en pie, abrazado a una nube
ya vacía de azules, voces, poemas.
...
Se deshacen los nudos de las alas,
allí donde nunca hubo 
ni un indicio de ángel verdadero.

No hay comentarios: