sábado, 24 de enero de 2015

Un microrrelato carcelario

El Juicio de Paris (P. P. Rubens)
En estos tiempos españoles en que las cárceles están de lamentable actualidad, traigo aquí un microrrelato de tradición homérico-virgiliana que publiqué en Fuera pijamas. Se lo dedico a los rateros que asisten, entre la indignación y el asombro, al espectáculo de los bárcenas.
...
Querencia
...
En la cárcel de Alhaurín de la Torre cumple prisión preven­tiva un pastor teucro. La Fiscalía lo acusa de los delitos de cohecho y genocidio involuntario, mientras que la acusación particular, que representa a una ninfa y dos diosas despechadas, le anuda la soga al cuello añadiendo el de prevaricación. Todas las noches, cuando los reclusos duermen o gimotean bajo las mantas carcelarias, el pastor saca su caramillo de bronce, aparta el camastro y retira un poco de tierra del largo túnel que ha de llevarle algún día, a través de espesuras ignotas, a los espejeantes regatos de la Arcadia virgiliana.

2 comentarios:

Geus dijo...

Es genial, qué bien escribes, enhorabuena.

Un saludo

ANTONIO SERRANO CUETO dijo...

Gracias, Geus, eres muy amable. Saludos.