jueves, 1 de enero de 2015

Madrid, exposiciones, librerías y el hallazgo de un raro librito

Quienes vivimos en los confines del Reino necesitamos cada cierto tiempo acudir a la capital, pues solo desde allí se constata nuestro carácter periférico. Tres días en Madrid parecerán pocos, pero, bien aprovechados, satisfacen lo suyo. 
.....Tres exposiciones bien distintas. En la Fundación March una magnífica, titulada "Depero futurista (1913-1950)", que recoge la obra del pintor, dibujante, escultor y publicista. A medida que la exposición avanza en el calendario se aprecia cómo el fascismo y futurismo convergen en exaltaciones semejantes. 
.....También merece la pena visitar el Thyssen para disfrutar con la muestra "Impresionismo americano". De los maestros franceses (Degas, Monet, Manet, Berthe Morrisot) a los pintores americanos que se llevaron de París y la campiña francesa el color y la luz: M. Cassat, J. Singer Sargent, F. Clide Hassam, Th. Robinson, W. Merritt Chasse, J. McNail Whistler, J. H. Twachtman, Th. Dewing, D. Miller Bunker, F. Weston Benson y E. Charles Tarbell. Me quedo con "Dos mujeres dormidas en un barco bajo los sauces", de Sargent.
.....En CaixaForum se expone "Del mito a la razón", una muestra que indaga en la transformación que sufrió el pensamiento en Grecia y Roma desde una visión heroica y mítica del mundo, hasta una concepción filosófica y analítica. Es la que menos novedad ofrecía a dos filólogos clásicos. 
.....También la estancia madrileña nos permitió ir a dos librerías especializadas: "La librairie française", sita en la calle duque de Sesto, y "La librería italiana", en Modesto Lafuente. En la primera compramos el libro de poemas La mer à boire, de Ludovic Janvier, y la Antigone de Jean Cocteau. De la italiana me he traído dos títulos de Italo Calvino: Una pietra sopra y La nuvola di smog. La formica argentina.
.....Pero sin duda la adquisición más interesante ha sido la de un librito que le compramos en la taberna El Pez Gorgo (calle del Pez) a un escritor argentino que ejerce de vendedor en varios establecimientos de la zona. De la muestra que traía, nos decidimos por el relato Enoch Soames, del inglés Max Beerbohm, editado por Rey Lear y traducido por Juan Pedro Aparicio. Confieso que no conocía al escritor y caricaturista inglés y que me animó a comprarlo ver el nombre del traductor, escritor al que sí conozco. Igualmente debo decir que me ha gustado este relato ameno sobre la vanidad de los escritores y sus ansias de fama póstuma, con la sombra de Mefistófeles proyectada en los anaqueles de una biblioteca. Lo leí de golpe en el viaje en AVE de regreso a Sevilla. Estupenda lectura para concluir/iniciar el año.

No hay comentarios: