domingo, 2 de marzo de 2014

Historias menudas de carnaval (1)

Me armo de valor y, desprovisto de disfraz, salgo en la noche del sábado. Noche primera del carnaval de Cádiz, la noche del gentío infinito y los ríos de color... Los ojos son los protagonistas en el deambular callejero. Y la voz, las voces, las palabras.
...
Madrugada. Una joven disfrazada de policía. Un hombre que se le acerca ya briago: 
-Detenme, guapa. 
Me sorprende la contención verbal de un macho que destila lujuria y ginebra barata. Ella ni lo mira, pero le dice a su amiga:
-Por lo menos este lo ha dicho bien; el otro dijo: "Detiéneme".
Joven, guapa y filóloga en la selva nocturna y ardiente.

No hay comentarios: