jueves, 14 de noviembre de 2013

Sobre la traducción, en "Quimera"

En el número recién salido de Quimera (p. 61) publico un breve artículo sobre la traducción en mi ámbito académico: "Romancear en el siglo XXI".





11 comentarios:

vacaciones en abisinia dijo...

Hace poco empecé a leer poesía en inglés y francés y desde entonces las traducciones me dejan un mal sabor de boca, como si fueran unas pequeñas mentiras... Quisiera compartirte una entrada de mi blog sobre las traducciones de Mallarmé, por si tiene algún interés: http://niunsololibro.blogspot.com.es/2013/03/antologia-stephane-mallarme.html

ANTONIO SERRANO CUETO dijo...

Estimado Ignacio, la traducción siempre es una traición, pero esencial en la difusión de la cultura. Yo también leo poesía en otras lenguas, pero ya me dirás cuántos lectores de hoy leen (entienden) latín (que es de lo que trata mi artículo). Gracias por la visita. Y claro que leeré tu entrada.

vacaciones en abisinia dijo...

jaj Está claro, casi todo lo que leo son traducciones... pero se me ha metido la sombra de la duda...

anónimo dijo...

No, las traducciones no son "pequeñas mentiras", sino labor muy necesaria, y menos agradecida y recompensada de lo que debiera. Y las hay espléndidas; por poner un par de ejemplos, las de Marcela de Juan de poesía china, o la de Mujica Láinez de los sonetos de Shakespeare. Es lógico que quien pueda leer los originales, los prefiera; pero la mayoría de nosotros sólo podemos hacer eso con unas pocas lenguas; y el limitarnos a la lectura de los originales nos privaría de mucha y muy valiosa poesía. O prosa.

ANTONIO SERRANO CUETO dijo...

Anónimo, tengo por norma no publicar anónimos. Voy a hacer una excepción, pero me gustaría saber quién eres. Aunque no tengas cuenta en blogger, puedes firmar tu comentario.

anónimo dijo...

Perdóname, si puedes, por mi anonimato. Es vieja costumbre mía, y como podrás ver nada relacionada con intentos de deshogarme o cosa parecida; no comento nunca nada que no pudiese firmar. Es sólo que, siendo escritor y conocido, al menos de nombre, por algunos, quisiera que mis opiniones se valorasen (o desdeñasen) por ellas mismas, no por la opinión que de mis escritos o de mi persona pudiera haberse formado quien lea.

ANTONIO SERRANO CUETO dijo...

En cualquier caso, no estaría mal un seudónimo cualquiera, para que yo pueda distinguir tus comentarios de otros anónimos.

CaS Fidelis dijo...

Lo triste es que hay quienes, pudiendo leer o debiendo saber leer los originales, prefieren la traducción, por muy mala que sea.

Por otro lado, un poema traducido,cuando supera al original, deja de ser, en mi opinión, traducción para convertirse en una nueva "criatura poética". Un amigo mío americano, que lee (y compone) poesía en latín, la segunda lengua que mejor sabe, me comentó una vez que, si hay un 'ars' inherente a cada poesía, si los vates y los poetas tienen sus propias Musas, ¿cuál es la Musa que guía a los traductores?

Estoy de acuerdo con la importancia cultural de la traducción, pero no hay que perder de vista que nunca se podrá ofrecer en toda su plenitud de sabores un texto traducido. Una traducción será siempre un sucedáneo, sobre todo si es de un poema clásico.
En cuanto pueda, leeré tu artículo en "Quimera".

ensondeluz.com dijo...

Hola Antonio,

Me gustaría conseguir la revista desde este frío Gotemburgo. Ya sabes que eso de traducir del latín (el de Erasmo o Vives) es uno de mis pasatiempos :-)
Por cierto que hay en Pre-Textos (quizás lo conoces) un libro sobre traducción de un traductor de Horacio, Virgilio, Catulo, Petrarca, etc.:Alejandro Bekes,"Lo intraducible. Ensayos sobre poesía y traducción", Pre-Textos, 2010. Está también disponible en e-book:
http://www.pre-textos.com/escaparate/product_info.php?products_id=1388
Un abrazo

Ramón Puig

ensondeluz.com dijo...

Hola Antonio,
Ojalá pudiera acceder a Quimera desde Gotemburgo...
Ya sabes que hace años enfermé del virus de la traducción del latín humanista.
Por cierto, un libro, también disponible en e-book que me parece bueno (quizás ya lo conoces) de un traductor de Virgilio, Horacio, Catulo, Petrarca, etc:
Alejandro Bekes,, "Lo intraducible. Ensayos sobre poesía y traducción", Pre-Textos 2010. La obra va más allá de la cuestión de la traducción de los poemas.

Un abrazo

Ramón Puig

ANTONIO SERRANO CUETO dijo...

Querido Ramón, sí que recibo tus comentarios, aunque no siempre puedo atender el blog como me gustaría. No conocía el libro que mencionas. Veré si lo tenemos en la biblioteca de la facultad. Por cierto, no esperes gran cosa del artículo de "Quimera": el espacio que se concede para escribir no da para mucho. Es una reflexión muy genérica. Un abrazo.