viernes, 16 de agosto de 2013

Mi Cuba en La nave de los locos

Con mi mujer (a la izquierda) y mi hermana Lola
Hoy en La nave de los locos aparece una crónica mía de un viaje a Cuba ya lejano. Cuesta reconocerse en una vieja fotografía. Cuesta tomar conciencia del vertiginoso ritmo que adquiere (¿cuándo? ¿qué hacíamos entonces?) la vida. Fue en el verano de 1996.

2 comentarios:

Dyhego dijo...

Las tres o cuatro personas que conozco que han viajado a Cuba cuentan que es un sitio "increíble".
Nos deja usted en vilo al final.

ANTONIO SERRANO CUETO dijo...

Mis recuerdos, Dyhego, son muy buenos, sobre todo de la gente. Otra cosa son las penurias, la falta de democracia y la frustración de muchos jóvenes.