sábado, 5 de enero de 2013

Víspera de Reyes y recuerdos de París

En víspera de los Reyes Magos de Oriente (mucho más literario este origen que la Baja Andalucía, por más autoridad que tenga el Papa en asuntos escriturarios), me siento en mi estudio, ante el ventanal por el que suelen asomar gaviotas bajo un sol esplendente. Repaso notas, fotografías, recuerdos vitales de mi estancia parisina en 2012. Y recupero esta estampa escrita en un bistró junto al Canal de Saint-Martin:

Frente a la pujanza corriente del Sena, que se rompe en pedazos una y otra vez contra los pilares de los puentes, el canal de París fluye lento, demorado, apenas móvil en el verdor de sus aguas. El Canal de Saint-Martin inicia su peripecia al descubierto en las aguas de la Villette, se entierra bajo bulevares (largo trecho bajo el de Richard Lenoir), bajo la plaza de la Bastilla, y asoma, mezcladas las aguas, en el canal-puerto del Arsenal, desde donde busca perderse en el Sena. Pienso ahora en las aguas presurosas del río, objetivo de turistas de paso fugaz y torpe conocimiento, y me deleito bajo estas frondas ribereñas, cerca del arrullo de los pájaros, junto al agua que, en esta mañana festiva, me devuelve al lento fluir de lo que somos. Esta mañana de domingo tardo y sosegado, que nos regala la luz del sol como una promesa de explosión beatífica.

(Canal de Saint-Martin. París. Fuente: http://www.turismoenparis.es/general/alrededores-del-canal-saint-martin)

No hay comentarios: