sábado, 29 de diciembre de 2012

Lecturas pre- y navideñas

A la espera de que los Reyes Magos de Oriente me dejen al menos un libro (regalo, por fortuna, que sobrevive a la crisis), dedico estas fiestas a asuntos domésticos siempre aplazados, a escribir y a leer. Después de meses leyendo sobre todo cuentos (Gracia Arméndariz, Brasca, Moyano, Mellado, Merino, Obligado y varias antologías...) y poesía (Éluard, Jacottet, Prévert, Rimbaud... y, entre tanto francés, relectura de Valente), con ratos dedicados a Los labertintos bizantinos de Perucho, me entretengo y aprendo ahora con un ensayo de Attilio Brilli sobre los viajes y la peregrinación: El viaje a Italia. Historia de una gran tradición cultural (Madrid, Antonio Machado Libros, 2010). Mis recuerdos de Italia son muchos, pero especialmente gravitan sobre la ciudad de Bolonia, donde viví tres meses en 2002. El libro de Attilio fue publicado por primera vez, en italiano, en 2006 en esa bella ciudad del norte. 
.....Siempre me ha interesado la literatura sobre el viaje en tiempos pasados, y a ello (en tiempos presentes) he dedicado mi último poemario, Son caminos. Acaso porque llevo tiempo buscando mi sitio en el marasmo del mundo moderno; acaso porque últimamente he buscado en el movimiento lo que empiezo a encontrar en la quietud y el sosiego. Alguien pensará que es la edad. Y sí, es la edad, que va situando las piezas del puzzle con mayor tino. Donde antes había una silueta vacía, ahora se adivina la forma, los colores, el perfil de una tesela que siempre estuvo a la vista.

(A. S. C. en la Biblioteca Comunale dell' Archigimnasio de Bolonia, 
sede antigua de la Universidad, en 2002. Fuente: Silenos)

No hay comentarios: