sábado, 13 de octubre de 2012

Hoy ha muerto un amigo

Hoy ha muerto un amigo. Se ha ido plácidamente, mientras dormía, como todos querríamos irnos y como desea uno que se vayan los amigos. Porque Luis Charlo Brea, catedrático de Filología Latina de la Universidad de Cádiz, era ante todo mi amigo. Tenía la rara virtud de humanizar la vida académica, a menudo trufada de luchas miserables y necias vanidades. En las primeras horas de la mañana solía hacer su ronda de saludos, con una broma temprana en los labios. Siempre tuvo palabras de ánimo sincero para quienes, alumnos suyos, empezábamos a forjarnos eso que llaman carrera académica. Y cuando recuperé la escritura hace unos años, él fue baluarte y apoyo, además de uno de mis lectores más fieles y amables. Cuántas veces habrá visitado, silenciosamente, estos Silenos. Hombre sin sombras, profesor querido, amigo Luis, descansa en paz.

5 comentarios:

Antonio Rivero Taravillo dijo...

Lo siento mucho, Antonio. Descanse en paz.

Jesus Esnaola dijo...

Lo siento, Antonio. Aunque sé que de poco sirve te mando un abrazo grande.

ANTONIO SERRANO CUETO dijo...

Gracias, Antonio, Jesús. Un abrazo.

José Miguel Domínguez Leal dijo...

Una terrible noticia, y una irreparable pérdida para los que conocimos a Luis hace ya tantos años, aunque yo no tuve nunca la suerte de ser su alumno, pero sí que me beneficié de sus consejos, y de su buen humor, y siempre me animó a seguir con mi trabajo, y me honró siendo miembro del tribunal de mi tesis.
Gloria y descanso eterno para Luis Charlo, que siempre quedará en nuestra memoria.
Un sentido abrazo en estos duros momentos, querido Antonio.

José Manuel Serrano Cueto dijo...

Hola, Antonio. Acabo de leerlo a raíz de tu comentario sobre el fallecimiento de Fernando García Rimada. Que descanse en paz y un abrazo.