sábado, 29 de septiembre de 2012

Un poema de "Son caminos"

Ahora que se retiran las lluvias y nos quedamos con las aguas aparentemente remansadas, me acuerdo de un poema que publiqué en Son caminos. Cansado ya de huir de las Sirenas, el poeta desea perderse con ellas, descubir el secreto que solo Ulises conoce.



HOMÉRICA FORTUNA


Ulises, buen amigo,
muéstrame el norte fiel de las Sirenas,
la estrella que me guíe a sus mansiones.

Indícame la ruta del valor,
la oscura travesía sin retorno
que principia al abrigo de los puertos
y cumple en los confines de la nada.

Préstame para el viaje
el mástil permisivo con las voces,
clavado como lanza interrogante
en la cóncava quilla de la nave.

Concédeme tu homérica fortuna,
la visión de sus rostros femeninos,
el canto primitivo que las hace
tan terribles, azote y perdición
de la marinería más osada.

Dime, por favor, qué
te revelaron, qué secretos guarda
la mole descarnada de los huesos.

No temo, amigo Ulises,
acabar con mi cuerpo en la carroña,
si en la nota postrera de sus cantos
la oscuridad se tiñe de fulgores.

No hay comentarios: