miércoles, 27 de junio de 2012

Cuestiones lapidarias (2): los números

Hay artesanos de la escritura lapidaria que se afanan por ofrecer un diseño grato a la vista. Una de las muchas formas posibles consiste en una disposición de las líneas en forma de copa o jarrón,  o de esbelto cuerpo de mujer. En ello debía de estar pensado el epigrafista de este mármol que cuelga en una céntrica y arbolada plaza de Cádiz, cuando, al llegar a la tercera línea, advirtió que un número tan expandido no le permitiría adelgazar el talle, y optó por una extraña mezcla de arábigos y romanos: MDCCC96. Mejor pensar eso y no, como algunos maledicentes difunden, que el pobre hombre no sabía contar con letras y palos.

(Placa en Plaza de Mina, 2. Fuente: Silenos)

No hay comentarios: