sábado, 5 de mayo de 2012

Los dos Montmartre

Si hay un ejército verdaderamente destructor desde el siglo XX, es el turismo masivo. Allá por donde pisa, no vuelve a crecer la yerba de la memoria de lo autóctono. Montmartre alto es puro decorado, algo parecido al poblado  del oeste del Desierto de Tabernas (Almería), tan satíricamente llevado al cine por Álex de la Iglesia en 80o balas. Varias calles a la espalda del blanquinegro Sacré Coeur atestadas de tiendas de souvenirs, restaurantes, brasseries... Barahúnda de gentío y mezcolanza de lenguas. Objetivo digital: el Sacré Coeur y las escalinatas, donde toca el arpista sempiterno, acaso el músico más fotografiado del mundo. Una legión de dibujantes de caricaturas se afana en la caza del turista. Efímero oficio este de aprehender en cinco minutos l'air de un desconocido, de suerte que se marche con la impresión de que aquel rostro dibujado a lápiz se le parece en algo. Arte, al menos, aunque sea prêt à porter. Sin embargo, y pese a estar su entrada de cara al bullicio, qué pocos turistas en la preciosa iglesia románica de Saint-Pierre, la que fue en otro tiempo abadía benedictina, cuyas vidrieras modernas de Max Ingrand (1953) merecen un instante de recogida contemplación. Lo mejor de Montmartre es el barrio bajo, la larga rue des Abesses; la plaza homónima, con la extraña iglesia de Saint Jean Évangéliste, la primera construida en París con hormigón armado;  la rue Lepic... Esa grata vejez de la ciudad que se aprecia también en uno de mis barrios preferidos de Bruselas: Les Marolles. La cosa cambia en dirección sur.  Qué degradado está ese cinturón que forma el bulevar de Rochechouart, cercano al fantasmal Moulin Rouge. Zona ocupada en buena medida por inmigrantes y tiendas de baratijas, lugar con alto potencial, pero visible abandono. El espectáculo de las montañas de ropa a saldo en los bajos de la célebre sala de conciertos Elysée Montmartre es desolador.  El norte y el sur. Sarkozy versus Hollande. Peut être.

(Imágenes: 1. Sacré Coeur. 2. Vidrieras del altar mayor de Saint-Pierre de Montmartre. 
3. Interior de la iglesia de Saint-Jean de Montmartre. 
4 y 5. Venta de ropa en la esquina de la rue Steinkerque y el bulevard Rochechouart. Fuente: Silenos)

No hay comentarios: