sábado, 21 de abril de 2012

Microrrelato para el Día del Libro


EL SULTÁN

El sultán Schahriar se sienta frente a la inmensa explanada, en otro tiempo plaza de armas resonante por el boato marcial, y contempla el paso presuroso de las mujeres. Con el tañido vespertino de una campana en la torre de poniente, el sultán se quita las babuchas, dejando libres sus pies juanetudos, amoratados por el largo vagabundeo de la jornada. Se pasa las manos por uno y otro empeines, aprieta los huesos salientes y los dedos desviados, busca alivio en la caricia y el frotamiento. Luego se acuesta sobre el escalón de la zapatería y se arrebuja bajo el embozo de los cartones. Se duerme al abrigo de cuentos milenarios.   

(Gentile Bellini: Retrato del Sultan Mehmet II)

6 comentarios:

Paloma Hidalgo dijo...

Malos tiempos corren para "los dueños de las ciudades", queda por fortuna el recuerdo, de Mil y una Noches.

Muy visual, me ha gustado mucho.

Saludos

ANTONIO SERRANO CUETO dijo...

Sí, Paloma. Malos tiempos para los sueños. Gracias y un abrazo.

LUISA M. dijo...

Seguro que esa ensoñación, esa fantasía le ayuda a su lucha diaria por la vida.
Curiosos contrastes, me ha gustado mucho, Antonio.
Gracias por este regalo-cuento y ¡Feliz día del libro!

ANTONIO SERRANO CUETO dijo...

Gracias, Luisa, a ti por la visita y el comentario. Un abrazo.

Araceli Esteves dijo...

Maravilloso relato, de esos que buscan un espacio en la memoria del día para dejar su huella. Nada puede superar la belleza de lo sencillo. Un abrazo.

ANTONIO SERRANO CUETO dijo...

Gracias, Araceli. Un abrazo.