domingo, 25 de marzo de 2012

Pereira no pudo sostener a AntonioTabucchi

Sostiene Pereira que nunca se le ocurrió escribir una necrológica anticipada de su autor porque su padre literario era luz imperecedera. Sostiene que estaba escribiendo la efemérides de Novalis, acompañado de una tortilla a las finas hierbas, en su despacho del Lisboa, cuando sobre la ciudad se desató una lluvia triste de primavera. Sostiene Pereira que entonces sonó el teléfono.









(Fotografía tomada el 7/4/2010, durante un encuentro
literario en el programa de Les Mille-Feuilles (París): http://mille-feuilles.fr)

No hay comentarios: