viernes, 16 de marzo de 2012

Los niños de Heverlee

En verano de 1997 y en invierno de 2009 pasé sendos períodos de tres meses en Lovaina, la ciudad universitaria flamenca, donde conservo a algunos buenos amigos. Seis meses de convivencia con los belgas que ya forman parte de mi vida. Desde allí viajé en innumerables ocasiones a Bruselas, en algunas a Gante, Brujas, Lieja, Namur, Malinas y otras poblaciones más pequeñas. Algunos fines de semana paseé por el barrio de Heverlee, que es una suerte de prolongación de Lovaina hacia el sur. Como aquella mañana de domingo en la que visité, dando un rodeo por calles para mí nuevas, la Abdij van Park ("Abadía del Parque"). Lo recuerdo claramente porque por primera vez me había dejado crecer la barba hasta un límite intolerable. Hoy contemplo las fotos que hice entonces con profunda tristeza. Yo soy padre, pero no es necesario serlo para sentir un escalofrío de terror al pensar en los niños. Los pobres niños de Heverlee. Mi abrazo, amigos belgas.

(Abdij van Park, Lovaina, Heverlee. Fuente: Silenos)

1 comentario:

Carmen - juegos de chicas dijo...

Es un buen blog. Continuaré leyendo otras entradas, saludos desde el sitio juegos de chicas .