domingo, 12 de febrero de 2012

Uno de tantos cementerios

Todo lo que vive muere. Cementerio de anclas en una costa cercana, luminosa a pesar de todo.

4 comentarios:

Manuel Marcos dijo...

Ellos guardan la memoria de lo que el proceloso mar del olvido se traga. Saludos.

Pedro Sánchez Negreira dijo...

¡Un cementerio de anclas! Me parece algo fantástico, propio de Macondo.

Siempre he vivido a orillas de algún mar y nunca encontré uno.

Un saludo,

Luisa Hurtado González dijo...

Yo vi por mi parte un cementerio de colchones no hace mucho, pero no era tan bonito. En absoluto.
Un saludo.

Gemma dijo...

qué imagen más inquietante, a pesar del sol, que todo lo endulza.
Abrazos