viernes, 10 de febrero de 2012

Mudanzas y desasosiego

Tarde soleada en el Sur, pese al frío siberiano. Como las cigüeñas y otras aves migratorias en busca de climas más bonancibles, así nos visita el frío siberiano, huyendo de sí mismo. Hace una semana justa celebrábamos el día de san Blas en un pueblo serrano, Benaocaz, y, en contra del dicho ("Por san Blas, la cigüeña verás"), no vimos cigüeña alguna. Los mayores advierten de las extrañas mudanzas de la naturaleza, que los más instruidos titulan, con énfasis apocalíptico, hechos contra natura. Quizás porque voy cumpliendo años, me parece percibir extraños paisajes, geografías que cuesta localizar en los mapas. Garzón es un indicio de esa inquietante transmutación.

6 comentarios:

Araceli Esteves dijo...

Pues sí, transmutamos a no se sabe qué. Y asusta.

Manuel Marcos dijo...

Otros piensan que sus libertades individuales quedan aún más reforzadas por estas transmutaciones...yo no veo cómo se puede pensar que a estas alturas de la película sean tan importantes las garantías jurídicas de unos señores que utilizan su "derecho de defensa" para evadir capitales y reírse de un país entero. Lo que ha pasado con Garzón hasta el momento solamente puede ocurrir en un país que tenga un concepto justiciero de la justicia como el nuestro. Es país de Torquemada. Saludos.

ANTONIO SERRANO CUETO dijo...

Y lo que te rondaré, Marcos, porque más grave es el asunto de la Memoria Histórica. Un saludo.

El japón de los libros dijo...

Extraña mezcla de asuntos en esta entrada que me deja un pozo de tristeza.

antónio dijo...

Antonio, me gusta leerte, y qué razón tiene tu tristeza.

ANTONIO SERRANO CUETO dijo...

Bienvenido, Antonio. Un abrazo.