viernes, 30 de diciembre de 2011

Un poema para Año Nuevo

Para felicitaros el año no se me ocurre nada mejor que este poema, que cierra mi libro No quieras ver el páramo:

CARPE DIEM

Esta música, el sol, la poesía,

los amigos sedientos de palabras,

el amor siempre en busca de aposento,
las huellas venideras de algún viaje,

las flores de tu sexo en mis jardines,

esa risa, por dios, tan de mañana…


todo ello justifica la osadía
de vivir en la piel de lo primario,

de encarar el azote de los fríos

sin el abrigo tosco de la vida.

5 comentarios:

Roger Vilanova Jou dijo...

"la piel de lo primario"

Induce a un salvajismo, me ha gustado cómo cambian las estrofas como los lados de un reloj de arena, recíprocamente necesarias.

ANTONIO SERRANO CUETO dijo...

Gracias, Roger. Bienvenido a los Silenos. No conocía tu blog, que visitaré a partir de ahora. Un saludo.

Juan Antonio Glez. Romano dijo...

Gracias, Antonio, y feliz año también para ti.
Un abrazo

José Miguel Domínguez Leal dijo...

Feliz Año Nuevo a ti también, Antonio, y a los tuyos.
Un abrazo.

sergio astorga dijo...

Antonio, vivamos la osadía.
Feliz Año.
Sergio Astorga