viernes, 14 de octubre de 2011

La mendacidad de octubre

Octubre es mendaz, pues proclama en el calendario rigores que a veces descuida. Vamos hacia los idus de octubre, día en el que hay convocadas manifestaciones del movimiento nacido en otros idus, allá por marzo, y quizás eso sea lo más parecido a un síntoma del mes declinante, de soles bajos y hojas rastreras, en que estamos. Pues la expansión geográfica del descontento y su floja presencia a los largo de los meses, en una suerte de piano piano cercano a la indolencia, se me antoja otoñal. Ojalá me equivoque.

1 comentario:

Jesus Esnaola dijo...

Estoy de acuerdo, Antonio. Algo debería pasar para que el crecimiento sea hacia arriba y no a lo ancho como un pequeño burgués atiborrado de hamburguesas.

Ojalá te equivoques!