sábado, 20 de agosto de 2011

Traslado en agosto, propósitos para septiembre

Desde mañana por la tarde los Silenos bailarán de nuevo en Cádiz, al ritmo que les impongan los vientos sureños. Es agosto un mes traicionero, rápido en su fluir, y septiembre es el mes en el que suelen depositarse las esperanzas y los buenos propósitos de cambio. En España el año no empieza en enero, sino en septiembre, porque el curso escolar ha impuesto sus tiempos. Pocas cosas son más reveladoras de la renovación de un ciclo que el primer día en que las calles se llenan de escolares arrastrando mochilas. No hace falta ser docente, alumno o padre; septiembre se dejará notar en los ánimos y en las luces crepusculares al margen de nuestras circunstancias humanas.

(Rocas en la Caleta vistas desde el castillo de Santa Catalina. Cádiz. Fuente: Silenos)

4 comentarios:

depropio dijo...

Tienes razón. De hecho, en EEUU el año fiscal empieza en septiembre. Pero siempre el año comenzó en enero: los romanos comenzaban el año en marzo, hasta que los de mi pueblo se metieron por medio http://www.segeda.net/historia/calendario.htm

ANTONIO SERRANO CUETO dijo...

Depropio, gracias por tu comentario. Un abrazo.

Sara dijo...

Aquí (en Irlanda y Gran Bretaña) el año comienza para muchos con la festividad de San Miguel, San Gabriel y San Rafael, el 29 de septiembre. Coincide con el principio del curso universitario -tradicionalmente denominado 'Michaelmas term'-y es cuando los días empiezan a acortarse de forma vertiginosa...La luz crepuscular de estos meses, aunque muy distinta a la del sur, se aprecia mejor que en el mes de agosto ya que el cielo suele estar más despejado... Bonita entrada, Antonio.

Elèna Casero dijo...

Yo ya no tengo hijas en edad escolar, sin embargo, Septiembre es para mí como el inicio de un nuevo ciclo, casi más que Enero.

Un abrazo