miércoles, 9 de marzo de 2011

El blog de los otros

No sé si a estas alturas (casi tres años) este blog mantiene el número de lectores o se ha ido desinflando, en cuyo caso la culpa solo es achacable a este pobre corifeo. Me pregunto a menudo cómo mis queridos José Manuel Benítez Ariza, Fernando Valls o Antonio Rivero Taravillo, por citar solo una muestra, pueden darle cuerda a diario (o casi) a la maquinaria de sus bitácoras, teniendo como tienen (me consta) tantas ocupaciones. ¡Y cómo es posible que escriban (sobre todo los dos primeros) entradas tan extensas! Al margen de que se sea más o menos versátil, más o menos culto, más o menos ingenioso, hay que tener tiempo, agua escurridiza que a todos se nos va entre los dedos. A menudo me acuerdo de mi madre, cuando de niños nos preguntaba, angustiada por la falta de ideas, ¿qué hago hoy de comer? A veces me pregunto, urgido porque los Silenos piden cuerda, ¿qué diablos escribo hoy? Porque este blog tiene, al menos en teoría, espíritu variable y no quiere ser una repetición de etiquetas (microrrelatos, poemas...). Sé que una sola idea, bien trabada, puede ser digna de quedar colgada de los hilos y expuesta al público, pero, ¿qué es una buena idea? Ayer me sobrevino una noticia de actualidad, curiosa, merecedora de comentario, mas como vino se me fue por causa del tiempo escurridizo que decía antes. Con todo, no me resisto a terminar mencionando al menos lo que recuerdo de ella, sobre todo por los lazos que me unen a Bélgica: hartos de meses sin gobierno, a una responsable política se le había ocurrido proponer a sus colegas mujeres que siguieran el ejemplo de Lisístrata, la heroína de Aristófanes que abanderó una huelga de sexo con los esposos en tanto que durara la guerra. Si prospera la idea, las belgas podrían dejar tan noble y sana actividad hasta que sus maridos y demás compañeros formen, de una vez por todas, un gobierno. Política, literatura clásica y sexo. La primera estresa, la segunda relaja y la tercera...

(Juegos animales en el zoo de Jerez de la Frontera)

15 comentarios:

José Miguel Domínguez Leal dijo...

Vaya, mi madre decía exactamente lo mismo. Hace poco en Bélgica hubo también degustaciones reivindicativas de "frites", en las que la gente exigía que se formara por fin gobierno.
Un abrazo.

Antonio Serrano Cueto dijo...

Tu madre y la mía son de la misma generación, la de la posguerra, y gran parte de sus preocupaciones giraba en torno a la mesa. Un abrazo.

Javier Quiñones Pozuelo dijo...

Antonio, permíteme dos o tres consideraciones, mejor reflexiones, nacidas al hilo de la lectura del texto de tu entrada:

1. Los blogs de los demás, son de los demás.
2. Cada uno lleva su blog como puede o quiere.
3. No es el blog ninguna obligación y por tanto no hay necesidad alguna de alimentarlo cada día.
4. En cuanto a visitas y seguidores, todo es relativo.
5. Tu blog es muy bueno y no se me alcanza en qué ni por qué debería cambiar.

Un abrazo, Javier.

José Miguel Ridao dijo...

Pues eso lo dice también mi mujer pero con un toque adaptado a estos tiempos sin tiempo: "¿Qué pienso hoy para comer?", que ya es bastante tarea, pensar, casi más que hacer, es lo que dices que te pasa con el blog, y a mí también muchas veces.

Un abrazo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Y creo, que mi madre también.
Un abrazo.

Luis dijo...

Suscribo lo que dice Javier, Antonio. Tu blog es una referencia para muchos y lo seguirá siendo. Ya sabes que aquí tienes un lector fiel que viene y va por tus entradas y de repente se siente cautivado por el fogonazo de uno de tus microrrelatos.

Fernando Valls dijo...

Antonio, comparto de pe a pa las consideraciones de Javier. El mío, además, tiene truco porque gran parte de las entradas las escribís vosotros. Abrazos.

Gemma dijo...

A mí me gusta asomarme de vez en cuando por tu casa, a ver por dónde sales...
Un abrazo, Antonio

Rosa dijo...

Yo también frecuento tu blog, aunque pocas veces opino, pero hoy no lo puedo evitar, porque no debes desanimarte, en la vida se nos presentan diversas situaciones, unas placenteras, las menos, y otras muy estresantes, pero hay que sacar el mejor partido de todas ellas, el pasado martes, por ejemplo, por ser el día de la mujer, me sentí más humillada que en toda mi vida, y todo por el mal trato de un hombre incompetente, que no debería ocupar el puesto que ocupa, pero tuve que asimilarlo como pude, y ahora, pienso en la sorpresa que se va a llevar cuando sus superiores, lo pongan en evidencia y cuestionen su trabajo. Así es la vida, lo que siembras, eso es lo que recoges.
Un abrazo y ánimo.

Rosana Alonso dijo...

A mí me gusta tu blog, al igual que Gemma paso de vez en cuando sabiendo que no me sentiré defraudada, unas veces dejo huella y otras no.
Como me pasa como a ti, pues te comprendo. Yo no puedo llevar un ritmo uniforme con el blog. Lo dejo en barbecho de repente pongo algo y como tú a veces una idea para una entrada se me ha escapado para cuando quiero apresarla.
Pues sigamos.

Un saludo cordial

Isabel Romana dijo...

La tercera es la imprescindible.
Besos, querido amigo.

Angeles Prieto Barba dijo...

Sigue, no digo más.

Antonio Serrano Cueto dijo...

Gracias a todos por vuestros comentarios. Aclaro que no tenía intención de dejar el blog cuando escribí la entrada, sino tan solo manifestar mi pesar por mi estado de sequía de ideas y mi asombro por la prolijidad y el bien hacer de otros. Un abrazo.

Juan Antonio Glez. Romano dijo...

La cuestión es publicar cuando se tiene algo que decir y ganas para decirlo. Teniendo en cuenta que los blogsrolls nos informan al instrante de qué amigo ha publicado, el seguimiento es fácil. Y lo importante es que, cuando se hace una visita, no salga uno defraudado. Ese es tu caso, y por eso seguimos visitándote.
Un abrazo.

Mery dijo...

No me extraña nada la ocurrencia de la mujer belga, quizás movida por la creencia ancestral de que los hombres piensan con... ;-)

Entiendo lo que te ocurre, "el jardín del vecino es mas verde y mas bonito".
Nosotros encantadísimos de leerte.