viernes, 11 de febrero de 2011

Revistatlántica y Màrius Torres


Ayer asistimos a la presentación del número 34 (2010) de Revistatlántica, ese prodigio de luz y brisa que, bajo el patrocinio de la Diputación de Cádiz, se gesta desde hace veinte años en los aires de aquí, pero que no sería milagro poético si no fuese por el soplo de los aires de ultramar. De auras y canción saben mucho sus artífices directos, José Ramón Ripoll (director) y Jesús Fernández Palacios (subdirector), a los que se ha unido recientemente el joven poeta Javier Vela (coordinador), y nosotros, los que bebemos en estos cálices la palabra balsámica, hemos contraído con ellos una deuda de gratitud. Ayer, como decía, asistimos al acto de presentación. En la mesa, José Ramón y Margarida Prats Ripoll, profesora de la Universidad Autónoma de Barcelona, desgranaron datos esenciales de la vida y obra del malogrado Màrius Torres (1910-1942), médico y poeta al que se dedica Documentos, la sección central de la revista, con ocasión del centenario de su nacimiento. Las numerosas fotografías del protagonista y su familia, buena parte de ellas hechas en el sanatorio Puig d'Olena donde pasó los últimos siete años de su vida (1935-1942), muestran la imagen de un hombre enjuto de carnes, pulcro en el vestir, tocado con una sonrisa inconclusa y melancólica. Dichas fotografías ilustran textos sobre Torres firmados por José Ramón, Mercè Boixareu i Vilaplana, Pere Gimferrer y Margarida Prats. Como broche, un apéndice con poemas, artículos y cartas del poeta en el original catalán y traducción castellana de Alfonso Alegre Heitzmann y Victoria Pradilla (los poemas) y José Ramón y Margarida (los textos en prosa). Pero si este es el meollo y homenaje de la revista, aquí no acaba el número, como explicó ayer Javier Vela. Porque Màrius Torres va flanqueado, a izquierda y derecha, por los versos de una docena de poetas procedentes de las dos orillas del Atlántico: el venezolano Rafael Cadenas, el inglés Edward Thomas (traducido por Juan Manuel González y José Fernández Bueno), el cordobés José Luis Rey, el chileno Javier Bello, la brasileña Annita Costa Malufe (traducida por Damian Kraus), el madrileño Adolfo Cueto, el irlandés Trevor Joyce (traducido por Luis Ingelmo), el canario Fabio Montes (Bruno Mesa), la estadounidense Shulamith Wechter Caine (traducida por Javier Vela), el dominicano León Félix Batista, el barcelonés Jordi Virallonga y el colombiano Pedro Felipe Ortiz. Añádase a ello, para completar el elenco, breves introducciones a cada autor de José Ramón Ripoll, Juan Manuel González, Jaime Siles, Jorge Monteleone, Alberto Pucheu, Michael Smith, Bruno Mesa, Javier Vela, Benito del Pliego, Carlos Zanón y Luis Armando Soto Boutín. Pero, por si aún no bastara, este volumen está ilustrado (inquietantemente ilustrado) por el artista Luis Quintero, escultor, pintor y fotógrafo gaditano.
No puedo concluir esta breve reseña de la revista y crónica del acto sin mencionar a otro artista, broche de oro del acto de ayer: el cantautor catalán Xavier Ribalta, que puso música y canción a varios poemas de su casi vecino (los dos leridanos) Màrius Torres.
Termino con un poema de Torres incluido en el volumen:


...............VENUS

..................................................................... A Jaime Elías

Señálame, si quieres, el camino
con tu gesto mutilado y divino...

¿Adónde? Dama de una tierra muerta,
miras, cruel, con tu sonrisa antigua
un tiempo viejo para ser tu amigo,
pues de los dos te sabes la más fuerte.

¡Tú, sólo bella! Mármol amarillo,
no manchado por lágrima ni fuego.

1 comentario:

José Ramón dijo...

Gracias, Antonio, por tu amistad y generoso apoyo a la revista. Un fuerte abrazo
José Ramón Ripoll