domingo, 10 de octubre de 2010

Un microrrelato de "Fuera pijamas"


Éste es uno de los ochenta microrrelatos incluidos en Fuera pijamas.

ANÁBASIS

Desde que hago el amor de la mano de Virgilio, siento que mi vida sexual es plenamente satisfactoria. Es una de las consecuencias de mi devoción por Dante. Al iniciar el descenso a la cueva oscura, me dejo guiar por el poeta mantuano a través de las primeras sombras infernales. Mientras descendemos por la pendiente del Inframundo, compadeciéndonos de la aflicción de los desdichados que allí moran entre lamentos, me digo para animarme que un gran gozo por venir bien merece este dolor pasajero. Luego un fogonazo de luz me recibe empapado en la orilla de una playa y comienzo la subida hacia la cumbre por los peldaños de la purgación y la esperanza. Como Virgilio me abandona para regresar a la confusa morada del Limbo, continúo el viaje solo, suspendido en volandas hacia el centro de la rosa donde palpita el corazón del fuego cegador. Ya mi Beatriz acaricia el final de su espera, me abraza y muerde con sus labios los míos, ya siento muy cercano el Empíreo, ya me remolinea el vórtice que ha de proyectarme, exhausto y renovado, de vuelta a la soledad del dormitorio.

(Dante en el Bosque Oscuro. Ilustración de Paul Gustave Doré)

Hoy José M. Benítez Ariza ha escrito sobre Fuera pijamas en su Columna de humo.

8 comentarios:

ISABEL M. GONZÁLEZ dijo...

Inesperado final. Magnífico microrrelato, de los que sirven para aprender.

José Manuel Benítez Ariza dijo...

Ya he leído tu libro, Antonio. Enhorabuena. Mañana me extiendo un poco más en mi Columna de humo. Un abrazo.

Antonio Rivero Taravillo dijo...

Lo estoy leyendo con gran placer, querido Antonio. Una vez más, ¡enhorabuena!

Francesc Cornadó dijo...

Excelente relato, has tocado mi fibra más sensible DANTE. Soy un admirador incondicional de Dante a quien leo siempre. De hecho, muy pocos autores me interesan después de Dante.

Haré los posibles por asistir a tu presentación en Montcada.

Salud

Francesc Cornadó

maile dijo...

Pocas veces un orgasmo resulta tan poetico.

Sara dijo...

Muy bueno Antonio. Estoy descubriendo el género gracias a los microrrleatos de este blog, y cada vez me gusta más...Enhorabuena de nuevo por esa publicación y buena suerte!

eutelia dijo...

Me gusta la analogia del viaje.
Sin embargo, el relato empieza en primera persona (asi llega incluso al "fogonazo de luz"). Entiendo la presencia del poeta, causus poetica, pero me parecio que Beatriz venia un poco tirada de los pelos, en realidad bastante...
saludos,

Antonio Serrano Cueto dijo...

Estimada Eutelia, esta Beatriz no es necesariamente la dantesca, aunque se juegue con esa analogía. Simboliza a la mujer que parece que va a compartir el orgasmo con el protagonista del viaje (que obviamente no es Dante) y sirve de contrapunto a la soledad final de la masturbación.