lunes, 13 de septiembre de 2010

Brigde over troubled water


Las aguas de la Bahía de Cádiz son turbulentas cuando sopla, airado, el levante. Mas eso no ha sido obstáculo para hundir en ellas un nuevo puente, un tardío homenaje a la generación de Simon and Garfunquel. Y si el puente será altísimo en su cima, fijaos en esa grúa del fondo, que le saca decenas de metros. Creamos titanes que acabarán rebelándose contra los olímpicos moradores del cielo.




(Foto tomada de José, del eleconomista.es)

1 comentario:

Propílogo dijo...

¡Ay, las grúas! ¿Te miran? Cuidado