sábado, 14 de agosto de 2010

Estampas de Cabo de Palos: Entre el cielo y el mar


Le dijeron que entre el cielo y el mar se consume la insignificancia del hombre. Se tomó su tiempo para entenderlo. Y quedó esta bonita estampa.

(Ampliad la foto para ver cuánta insignificancia)

6 comentarios:

Araceli Esteves dijo...

Ojalá esa insignificancia fuera aceptada con humildad por todos los que, entregados a un antropocentrismo feroz, creen que el planeta es suyo. Un abrazo, Antonio.

Gemma dijo...

Desde luego, dan ganas de gozar de tan insignificante felicidad...

Feliz a(n)gosto

Sara dijo...

Suscribo el comentario de Araceli. No estaría mal que esas personas de las que habla se pasearan de vez en cuando por estos blogs...

Ledeska dijo...

Ha sido un buen descubrimiento tu blog me ha dado un grato placer leerte... te dejo un abrazo a la distancia muy bello el blog..


Ledeska

Antonio Serrano Cueto dijo...

Gracias, Ledeska, y bienvenida.

sergio astorga dijo...

Pensar que se piensa ya es ganancia.

Un abrazo significante.
Sergio Astorga