lunes, 17 de mayo de 2010

Sobre funcionarios y paletos

Texto de Gustavo Vidal Manzanares, jurista y escritor:

En 1956, Dolores Medio escribió "Funcionario público", novela desgarrada donde se narran las penurias de Pablo Marín, funcionario atado a un sueldo mísero que malvivía en un cuartucho junto a su mujer.

Tras las décadas siguientes de desarrollo, la figura del empleado público casi indigente, trasunto del cesante de novelón galdosiano, fue poco a poco hundiéndose en el olvido. Pero en los últimos días, la cloaca política y mediática neoliberal ha babeado de placer ante los ecos de una posible congelación salarial a los funcionarios. Sin embargo, nada sería más injusto que pasar la factura de la crisis a este colectivo.

Así, en los momentos de hervor económico y ladrillazo, un encofrador podía duplicar el sueldo de un Técnico Superior de la Administración, y para conseguir que un albañil viniera a casa había, poco menos, que apuntarse en una lista de espera y cruzar los dedos. Mientras los funcionarios perdían poder adquisitivo y realizaban malabarismos contables con el sueldo, miles de paletos de eructo, puti club y caspa montaban una constructora y juntaban billetes de quinientos euros como cromos.

Legiones de jóvenes abandonaban los estudios y dejaban sus libros escolares criando polvo mientras se pavoneaban en coches refulgentes. ¿los funcionarios? Unos "pringaos, hombre, unos "pringaos". ¿para qué estudiar?, ¿para qué invertir?, ¿para qué innovar?...

"España va bien".

Y mientras tantos celebraban sus ganancias entre cubatas, risas, rayas de coca y "España va bien", miles de hombres y mujeres habían inmolado sus mejores años junto a una taza de café cargado, un flexo y un temario de oposiciones. Con los codos clavados en una mesa, viendo la vida desfilar a través del claroscuro de un ventanal, a la espera del momento crucial y temible de los exámenes.

Pues bien, ahora resulta que, según los neoliberales, los efectos de aquellos excesos han de pagarlos los "privilegiados funcionarios", precisamente el colectivo que apenas se benefició del auge económico y que, por supuesto, no provocó la crisis. Según ese planteamiento no pidamos cuenta a las entidades bancarias que prestaron dinero sin las debidas garantías.

No pensemos que las ganancias obscenas de la especulación acabaron en paraísos fiscales. No indaguemos en ayuntamientos y comunidades que dilapidaron millones encargando obras absurdas que enriquecieron a empresarios. No, no, todo esto que lo paguen los funcionarios.

Sí, los funcionarios, aquellos "pringaos" durante los años del falso esplendor económico. Sí, el juez que sacrificó como poco cinco años en una oposición terrorífica (aparte de los cinco de carrera) para ganar menos que muchos fontaneros. Sí, los miles de opositores que hubieron de recurrir al Lexatín, el policía que se juega la vida por mil quinientos euros mensuales, el auxiliar que no gana más de novecientos. ¡Resulta que estos han de pagar la crisis y son unos "privilegiados"!

6 comentarios:

José Miguel Domínguez Leal dijo...

Muy justas tus palabras, Antonio. No acabo de salir de mi asombro al ver que los neoliberales estaban en el gobierno de ZP. Desde luego, esta sociedad "progresista" no fomenta el cultivo del esfuerzo, preciso para llegar a ser funcionario.
Un abrazo.

Antonio Serrano Cueto dijo...

Querido José Miguel, como puedes ver por la cabecera, el texto no es mío, sino de Vidal Manzanares. Un abrazo.

José Miguel Domínguez Leal dijo...

Disculpa el lapsus, Antonio.
Un abrazo.

Isidro Martín dijo...

Antonio... que pena tan grande me das... ¿te importa si lo ilustro un poco? mira, en tu universidad los incrementos del capítulo de personal han sido desde el 2005:
2005: 68.718.147,25 €
2006: 72.698.591,65 €, sube: 5,79%
2007: 79.742.962,44 €, sube: 9,69%, acumula: 16,04%
2008: 86.314.193,97 €, sube: 8,24%, acumula: 25,61%
2009: 89.040.341,06 €, sube: 3,16%,
acumula: 29,57%
2010: 92.522.887,91 €, sube: 3,91%
acumula: 34,64%

Es decir, que TU Universidad ha incrementado en 5 años los salarios un 34 por ciento... ¿ha contratado más personal?

Cuando le pidas apoyo a los parados que ha soportado el sector privado para que defiendan a los pobres funcionarios... añade estos datos en honor a la verdad... y por cierto, díles también tu horario de trabajo... pero ponte antes el casco

Antonio Serrano Cueto dijo...

Hombre, Isidro, que el sentimiento que te inspiro sea pena será por el descuento. Gracias por tu solidaridad. En cuanto a las cifras, no voy a entrar en ello porque ni siquiera sé si manejas los datos con rigor. Pero ya que te gusta indagar en los números, podrías haber hecho lo mismo con los asesores políticos (Diputaciones, Juntas, Gobierno), coches oficiales, dietas, móviles de facturas millonarias, departamentos duplicados, políticas sociales "universales" (cheques, ultra-portatiles, libros de texto...) y un sinfín de grifos que hasta hace poco nadie denunciaba, y no convertirte en vocero del desprestigio generalizado del funcionario. En cuanto a mis horas de trabajo, se resumen en mi CV: aparte de las clases (en primero y segundo ciclo, y en Doctorado), que es el único horario que miradas sesgadas como la tuya ven, las miles de horas silenciosas que he dedicado AL TRABAJO en casa y en numerosas bibliotecas y departamentos de España y del extranjero (mientras tú, seguramente, disfrutabas de tiempo libre) se reflejan en casi cincuenta publicaciones científicas (varias en revistas extranjeras), varias estancias becado por el MEC en universidades europeas, conferencias, proyectos... Tengo dos sexenios de investigación y el tercero solicitado y en fase de resolución: LOS QUE ME CORRESPONDEN POR ANTIGÜEDAD. A esto hay que añadir años de representación universitaria (Junta de Facultad, Claustro, Consejo de Gobierno, Comisiones varias y cargos de gestión, con sus centenares de horas de trabajo). A lo mejor crees que todo esto se logra, en 19 años de carrera profesional, tocándose los cojones y tomando café todo el día. Yo no sé tú, pero yo el casco hace tiempo que me lo puse contra los argumentos sesgados, muchos de los cuales nacen o de la más necia envidia, o del más absoluto desconocimiento. No voy a entra en más debate contigo. Un saludo.

Cele dijo...

MMi querido amigo, siempre se acuerdan de los funcionarios cuando hay que quedarse en la hebilla. Buen texto y real pero somos tan egoistas que con tal de descargar la rabia por los daños sufridos, disfrutamos golpeando a los que hasta ahora eran los grandes olvidados. ¿sera eso memoria selectiva?
Un cordial saludo