domingo, 23 de mayo de 2010

Diez microrrelatos embrionarios y una imagen

Para Herman,
experto en microrrelatos de contadas palabras

Llámense como se quiera: microrrelatos brevísimos, microrrelatos embrionarios y, por tanto, desplegables, o simplemente naderías vespertinas de domingo. A gusto del lector que frecuenta estos Silenos. Queda uno pendiente, el nº 11, para el que os ofrezco la imagen. Nótese que una mosca pretende desayunar a mi costa. Escribid vuestras propuestas:


1. El verdugo arrepentido me persiguió calle abajo para devolverme la cabeza.

2. Desde ayer por la tarde mi madre no respira, y a mí se me está acabando el aire aquí dentro.

3. Desperté sobresaltado: me habían robado el sueño violentamente.

4. Mi amante abrió la boca, sacó la lengua y pegó amorosamente mi último sello.

5. Cuando el cirujano me había abierto en canal, tembló la tierra. Ahora que el efecto de la anestesia está pasando, supongo que alguien vendrá a retirarme todos estos cascotes.

6. He atrapado a 5000 amigos en mi red social. Pronto empezaré a devorarlos.

7. Ámame antes de que amanezca y la oficina se llene de nuevo.

8. Debajo de mi techo, alrededor de la lámpara, duerme cada noche enroscada mi mortífera vecina.

9. En el desierto apenas quedaba arena. Me dieron algo de agua en el piso piloto.

10. Desde que nos han puesto ordenadores aquí abajo, ya nadie sale a jugar al escondite entre los cipreses.

11. Propuestas recibidas:

La mosca vestida de café intentó esconderse en la taza. Desapercibido, desde la maceta, la hice presa de mi larga lengua. (Propuesta de M. Fabiana Calderari).

Oferta del día: CHOCOLATE CON MOSCA, TRECE EUROS (Gemma Pellicer).

Pantagruel, al ver la mosca haciendo ejercicios natatorios en medio del chocolate, le dijo: ¡Agárrate, que vas de vieje! (Juan Yanes).

¡Cielos, una mosca en la taza del chocolate! Dijo mosqueado el hombre mosca, espantándose así mismo. (Juan Yanes).

Hasta en mi desayuno apareces, !zorra! (Ángeles).

8 comentarios:

Jesus Esnaola dijo...

Estupendo Antonio, me han gustado mucho. No sé si sirve para algo escribir microrrelatos, no sé si sirve para algo que uno sienta inquietud, tristeza, risa, en unas pocas líneas, no sé.
Pero, en el caso de que no sirva para nada, yo te animo a seguir haciendo cosas inútiles. A mí me encantan.

Un abrazo.

Herman dijo...

Mil gracias por la dedicatoria, Antonio. Me ha hecho mucha ilusión. Y permíteme aplaudir tus rutilantes miniaturas.
Un fuerte abrazo.

Gemma dijo...

Muy buenos, Antonio. Me quedo, sobre todo, con el primero, el segundo y el séptimo. Para el undécimo, aquí tienes mi propuesta repentista:

"Oferta del día: CHOCOLATE CON MOSCA, TRECE EUROS".

Un abrazo

Olga B. dijo...

Segundo y séptimo. El segundo es asfixiante de verdad; el séptimo, no;-) Ambos son muy eficaces. Es toda una aventura lanzarse a contar algo en tan pocas palabras, una aventura que atrapa. Pero no me atrevo yo con la mosca...

Un beso.

Hansel en Baviera dijo...

Hola Antonio. Magníficos, pequeñas joyas, sobre todo, para mi gusto, los 1,2,4 y 8.
Un abrazo,
Norberto

Gemma dijo...

Jaja, me quedo con la última de Yanes (y con su finísimo humor).
Un beso, Antonio

Angeles dijo...

A destiempo, pero ahí va otra propuesta muy corta "Hasta en mi desayuno apareces, !zorra!".

Antonio Serrano Cueto dijo...

Gracias, amigos, por vuestras aportaciones. Habéis enriquecido este juego con vuestra pericia. Un abrazo.