martes, 2 de marzo de 2010

No estamos solos


JABALÍN,
ERES UN HIJO DE LA REPUTA


Así, sin más, en fuente Arial, letra tamaño 72 pt., centrado en la página del documento word, estirado a su vez de cabo a rabo en la pantalla de mi pc. Que me titulen así no me escandaliza, ni me asusta que el ordenador se haya encendido mientras dormía la siesta, ni temo haber dejado de vivir solo en este minúsculo apartamento. Lo que de verdad me jode es que el desgraciado o desgraciada escribiente me haya recordado un mote de la escuela que yo creía definitivamente enterrado.

(Jabalí en Doñana. Fuente: Silenos)

4 comentarios:

Isabel Romana dijo...

¿No habrás sido tú mismo, en sueños? O algún sileno... Abrazos.

Javier Quiñones Pozuelo dijo...

Misteriosa entrada, Antonio; ¿sería mucho pedir algún dato más, alguna leve explicación para no quedarse con la intriga de tan extraño suceso? Uno mi interrogación a la de Isabel. Tú sabrás si has o no de contestar.En tu mano está.
Un abrazo, Javier.

Antonio Serrano Cueto dijo...

Queridos amigos, el misterio está en ese apartamento diminuto en el que habita solo el protagonista. ¿Puede alguien desde dentro (o desde dentro de dentro: internet) escribir un mensaje en el procesador de otro y plantárselo a toda pantalla después de la siesta... Y lo peor: ¿cómo ha descubierto ese alguien que en el colegio lo motejaban de jabalín, mucho más fino y fiero que "puerco"? Lo de la madre es deducible. Abrazos.

Camila Vargas dijo...

No me explico el motivo de tantas interrogantes. ¿Acaso el ordenador no conoce nuestros más íntimos secretos? Al pobre de vez en cuando le provoca jugarnos una,
tiene derecho a divertirse o vengarse de nuestros insultos. Otra es que no soporta el abandono
Se queda tan solo cuando dormimos...