viernes, 5 de febrero de 2010

Rumore rumore rumore


La diosa Fama (portento volador y emplumado provisto debajo de cada pluma de una oreja, un ojo y una lengua, según Virgilio; joven seductora con trompas en la iconografía pictórica) anda divulgando por los mentideros políticos internacionales que en el Parlamento Europeo, cada vez que interviene un representante del PSOE, varios eurodiputados, bien duchos en el arte de hacer turismo en la España del ange, lo jalean con un coral Qué arte, qué guasa, ojuuú. Y luego hacen la ola sin despeinarse ni salpicar a nadie. La cosa, que empezó como un incocente entretenimiento para sobrellevar las sesudas sesiones de trabajo, va camino de convertirse en el grito de guerra de una nueva formación política marcada por un claro propósito anti-buenismo. Para colmo, hay quienes dicen que el asunto acabará poniendo en peligro (o aplazando sine die) la conjunción planetaria que pronosticó la Sibila Pajín, merecedora de ocupar un lugar de honor en la Capilla Sixtina junto a la Sibila de Cumas, que ya quisiera para sí tanta presciencia oracular. Cuentan también que los diputados del PP español se dedican a tomar fotografías con los móviles, para luego pasárselas a Aznar y que el ex se relaje, no sea que se hernie con tanta flexión. El panorama, como ven, es preocupante y está teniendo sus consecuencias: la mitad de los ministros del Gobierno se han escondido en la Cueva de Montesinos, con la esperanza de ver al viejo sabio barbudo, mientras que el resto sale al ruedo ibérico repitiendo el mismo ritornelo: Si los ciudadanos creyeron alguna vez que con Aznar España iba bien, con nosotros, no lo duden, España va requetebién. Tanto, que ya no la reconoce ese otro ojo oracular que fue Guerra.
...Dicen también, y la fuente merece crédito, que el Presidente pasa las noches contemplando las estrellas con un telescopio que llegó a la Moncloa en un paquete con lazo rojo y sin remitente, aunque con membrete oficial de Venezuela. Y que en una de esas contemplaciones celestes le fue revelado que un socialista ateo puede compartir el petit-déjeneur con la ultraderecha yanqui y leer en la lengua del Plus ultra un pasaje del Deuteronomio sobre el jornal debido a los obreros, indígenas y arribados, aunque en el país que preside se expanda la pandemia del paro, contra la que no existe, aunque ya esté en ello la industria farmacéutica, ningún tamiflú.

(Escultura de la Fama, obra de Cayetano da Costa (1755),
en la fachada del edificio principal de la Universidad de Sevilla)



3 comentarios:

José Miguel Domínguez Leal dijo...

Muy bueno, Antonio, como diría Gallardón. Un abrazo.

Gemma dijo...

Hubo un tiempo en que, para ahuyentar las desgracias, el feligrés ponía una vela a una Virgen o rezaba dos padrenuestros seguidos con recogimiento y arrobo. Hoy, por lo visto, basta colocar a un presidente junto a Obama y hacerle leer algún fragmento sentido de la biblia para que la economía de un país se salve. Amén

Mery dijo...

Nadie como tu para liarnos en una entrada donde el mundo clásico y la política actual llega a tener gracia y salero.
A eso se le llama sabidurís y buen hacer.
Un abrazo