jueves, 7 de enero de 2010

Un poema a un cuadro de Alma-Tadema


Por distintas razones, la poesía ha estado muy presente en esta mi primera semana de 2010. Incluso me he grabado a mí mismo recitando versos en un artilugio electrónico que me han regalado. Prometo que, cuando el pudor me lo permita, dejaré aquí alguna de esas grabaciones. Ahora recupero un poema que escribí el pasado verano, mientras me deleitaba con la vida y obra del pintor holandés Alma-Tadema. Lo dedico a cuantos poetas visitan estos silenos, con la esperanza de que la poesía alce su voz con más fuerza en este año que ahora principia.



UNA EXEDRA DE ALMA-TADEMA

De Nápoles altiva miradora,
cóncava flor marmórea que acoge,

gentil y funeraria, el discreto solaz

de cinco caballeros

bien togados. Ocupan un lugar

de frecuentado tránsito y se exponen,

al margen de su tiempo pompeyano,

a ser figuración decimonónica,

seres en cautiverio de la exedra

(sestear, conversar, acariciar

el golfo pincelado de las aguas

napolitanas, qué caros placeres).

No olvido tu presencia casi ausente

del señoril recreo,

sirviente de menudo cuerpo encorvado, pies

desnudos sobre la Via dei Sepulcri y cabeza

de tosca redondez.

¿Tu dueño qué varón es de la sangre Holconia?

(Tal casa principal luce en la ruda túnica

que sedente te cubre).

¿Acaso el portador de la vara, cual tú portas

en réplica pictórica plegado

el parasol?
Y tú, triste muchacho
excluido de la exedra, ¿qué mortal

eres, que de distante te asemejas

al Mercurio enigmático de la vernal pintura

botticcelliana?
Al dios se le permite
el sublime misterio, mas ¿qué enigma

esconde tu figura, niño, sino

el alma dolorida a ras del suelo?


(Una exedra, de Alma-Tadema)

6 comentarios:

José Miguel Domínguez Leal dijo...

Una muy hermosa écfrasis, Antonio. Que Dios te oiga. Un fuerte abrazo.

Mercedes dijo...

Fantástico poema. Volveré para ver si te has decidido a recitarlo por la red y me encuentro la sorpresa de un audio.
Un saludo.

Triana dijo...

Antonio, despues de una prolongada ausencia de mi ruta bloguera por falta de tiempo material, hoy he buscado un ratito para haceros una visita y que agradable encontrarme con que tu última entrada es una poesía, construida de forma magistral como es habitual en tu prosa y además muy bella.
Gracias por este regalo.
Un abrazo fuerte.

Jesús Garrido dijo...

Bien, no soy muy experto, pero bellas palabras.

Mery dijo...

Pues estoy deseando que se te pasen esos pudores.
Felíz Año, Antonio, aunque vaya con tanto retraso en este asunto bloguero.
Un beso

Isabel Romana dijo...

Además de bello, conmovedor. Me gusta tu mirada sobre los más débiles, que siempre son los mismos... Espero escucharlo de tu propia voz. Un abrazo.