jueves, 31 de diciembre de 2009

Estampas desde Lovaina: Sólida y liviana


La encontré en un rincón del Jardín Botánico. Diciembre soplaba por los senderos con preludio de nevada, pero a ella no parecía importarle. La brisa se esforzaba en vano en mecer los pliegues de su falda. Descalza, ligera de ropas, con la pose despreocupada de quien mira desde fuera el menoscabo del tiempo. Hoy, al recordar su estampa, tan sólida y liviana a la vez, he visto a Anna Perenna, la diosa primitiva romana del paso de los años, a la que se invocaba para que concediera el don de una existencia añosa. Y he sabido que mañana seguirá ahí, en ese jardín, tan sólida y liviana a la vez.

FELIZ AÑO 2010, AMIGOS.

(Estatua en el Botánico de Lovaina. Fuente: Silenos)

8 comentarios:

Antonio Azuaga dijo...

La parmenídea soledad de las estatuas es una seria razón para reflexionar en días como hoy, tan nada serios y tan poco dados a la reflexión.

Bella y oportuna entrada, admirado tocayo.

Feliz año y un abrazo.

Juan Antonio Glez. Romano dijo...

Feliz año nuevo para ti y todos los visitantes del blog. Un abrazo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Felicidades.

José Miguel Domínguez Leal dijo...

Una bonita entrada, Antonio. Feliz año 2010 para ti y los tuyos.

sergio astorga dijo...

Antonio, dancemos alrededor de esos añosos y libemos los días como si fueran sempiternos.

Buen año para ti y para tus lectores (silenos todos)
Sergio Astorga

Pedro Herrero dijo...

Feliz Año también para ti, Antonio, y que tu travesía prosiga con la fecunda sensibilidad a la que nos tienes acostumbrados.

Javier Quiñones Pozuelo dijo...

Invoquemos, pues, a esa diosa, Antonio, y que la existencia sea "añosa" o longeva, o como ella y otros dioses dispongan.
Feliz año nuevo a ti también.
Un abrazo, Javier.

Mery dijo...

Qué plácida reposa, tan serena que contagia incluso en fotografía.

FELIZ AÑO (con retraso de medio mes casi) Lo sientoooo.
Un beso