viernes, 4 de septiembre de 2009

Una vez fui rico


Una vez fui rico. Corrí por calles desnudas, que alzaban el rostro sorprendido ante el prodigio de los primeros coches. Corrí sin freno, destrenzando los dédalos del tiempo y las ligaduras del espacio. Rompí zapatos, desgarré tejidos, coseché esguinces. También corrí por la arena prieta, y pisé descalzo los flecos del mar. Y corrí camino de casa, henchidos los pulmones, henchido el corazón, a refugiarme en los brazos de aquella mujer que hoy es otra, muy menguadas ya la estatura y la movilidad, pero endurecida como nunca la armadura de su amor. Con esa coraza, que brilla cuando nos acercamos, se enfrenta al destino. Una vez fui rico, pero he tardado tanto en saberlo, que a veces dudo de que aquel niño fuese este hombre empobrecido.

10 comentarios:

adu1 dijo...

¡Redondo!
Plas, plas, plas

Antonio Rivero dijo...

Cuanta belleza!!! Ya me gustaría a mi escribir así. Mis aplausos.

Saludos.

Antonio Serrano Cueto dijo...

Ángel, Antonio, sois muy generosos. Viniendo de vosotros, enrojezco. Un abrazo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Pienso que sigues siendo rico.

Un fuerte abrazo.

Isabel Romana dijo...

Un texto maravilloso. Me gustaría llegar a suscitar en mi hijo unos sentimientos como los que describes. Un abrazo.

Capitán dijo...

Uff, yo también, y coincido con Isabel, trato de que mis hijos lo sean.

Qué buena descripción de la pasada riqueza.

Triana dijo...

De aquél niño rico nació un hombre inteligente que escribe muy bello.
Felicidades Antonio, sabes que me encantan tus micros.
Un abrazo

Marco Valerio Corvo dijo...

Leches, ¡me quedo mudo! entiendo lo que dices, y lo que más me maravilla, es tu capacidad de expresarlo con tan bellísima expresión. ¡Enhorabuena!

Gemma dijo...

Me sorprende comprobar cómo, de cuando en cuando, sientes la necesidad de componer un texto que haga justicia a la figura de tu madre.

Muy hermoso este último.
Besos

Mery dijo...

No creo que haya nadie mas capaz de contar, en tan breve estrofa, un sentimiento tan profundo y tan hermoso.
Gracias.
Un abrazo