domingo, 23 de agosto de 2009

Estampas desde París: Luces y sombras del cementerio de Montmartre


Los cementerios parisinos forman parte del itineario monumental de la ciudad. Aunque sin duda el Cimetière du Père-Lachaise se lleva la palma en el cuidado de sus calles adoquinadas y la majestuosidad de sus mausoleos (algunos inquilinos célebres son Proust, Bizet, Wilde, Balzac y Simone Signoret), los de Montmartre (Dumas, Berlioz, Truffaut...) y Montparnasse (Maupassant, Baudelaire, Sartre, Cortázar...) atraen a los visitantes por la fuerza evocadora de sus nombres. A poco de entrar en el de Montmartre, el mortal se sobrecoge con un rincón especialmente sórdido, donde las tumbas se apiñan debajo del viaducto de la rue Caulaincourt, sometidas a una umbría permanente. Parece ciertamente un lugar de desecho, de abandono (un cementerio de tumbas dentro de un camposanto). Tan triste, que ni los cuervos se posan allí. El de la foto prefirió hacerlo en este soleado edificio de la avenida dedicada a Berlioz.

1 comentario:

Olga B. dijo...

No fui a los cementerios cuando estuve en París, igual yo era demasiado joven y París demasiado grande como para pensar en ellos.
En medio del verano y de la luz, otra forma de mirar.
Un beso, Antonio.
Que sigas disfrutando y mirando.