viernes, 14 de agosto de 2009

Estos calores, con París al alcance


Cada año, al abandonar las calurosas tierras cartageneras (si bien la brisa marina da impagables treguas en la zona de Cabo de Palos), uno se hace ilusiones respecto de la temperatura que le espera en Cádiz, siempre varios grados menos que en la ardiente campiña jerezana. Tal esperanza solía confirmarse en el termómetro del coche al llegar al Puente Carranza, luego de haber recorrido los 680 kilómetros que separan esta bahía del Levante murciano, y uno entraba en su ciudad, después de un mes ausente, con el semblante alegre y los líquidos templados. Hasta este año. Hasta hace dos días. A pie de dicho puente, los dígitos seguían detenidos en 37º, igual que en Jerez, igual que en Cabo de Palos. Cuando los termómetros alcanzan ese punto, el tiempo avanza lento porque el aire se espesa, se vuelve intransigente, y hasta faltón. La culpa, del viento de Levante, que también anda en estos días perezoso, poco soplador. Tiene el que os escribe la impresión de seguir en Cabo de Palos, pero con los olores (y ruidos) de este Cádiz futbolero. La cosa no durará mucho, porque el lunes partimos de nuevo hacia Sevilla y el martes volamos a París. Si, como espero, en el apartamento de Le Marais donde nos alojaremos hay wifi, podré dejar en estos Silenos algunas impresiones. Buen resto de agosto, queridos lectores.

9 comentarios:

sergio astorga dijo...

Antonio, te envío un soplido que te levante, que no de levante, para que te anime a llenar tus alforjas y desde Paris nos mandes algunos impresionismos o puntillismos o tal vez fauvismos.
Un abrazo con lluvia, aquí es así.
Sergio Astorga

carmen moreno dijo...

Pues no imaginas cómo se echa de menos ese Levante pesado y abrasador en el asfalto madrileño.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Pobre Cádiz, con estos calores parece el infierno, y Dante en el Carranza.

Pedro Herrero dijo...

A ese mismo barrio de Marais pienso mudarme yo también el próximo 25, y también a un apartamento alquilado. No sé si coincidiremos por la calle, pero espero compartir contigo fotos y demás impresiones. Que tengas buen viaje.

carmen serrano gutierrez dijo...

Espero que disfrutes del viaje.
Bueno pues que lo pases muy bien y escríbenos.

Gemma dijo...

Menos mal que la foto sola consigue aliviar el calor más fiero. ;-)

(Por estas fechas, lo verdaderamente heroico es permanecer fuera del agua).

Abrazos

Antonio Azuaga dijo...

He consultado el “Handy Weather” (una “gracia meteorológica” que llevo en el móvil) y para el martes aventura en París algunas nubes y unos aceptables 28º C. El miércoles, el cielo se despeja del todo y los termómetros suben a 30º C con una humedad del 49%; la mínima será de 16º C. Todo un lujo, comparado con lo que aquí nos pasa. De Sevilla… mejor me callo.

Bromas térmicas aparte, feliz resto parisino.

Un abrazo.

Antonio Serrano Cueto dijo...

Muchas gracias, querido Antonio. Me das una alegría, porque en Cádiz seguimos padeciendo. Lo de Sevilla lo comprobaré el lunes. Un abrazo.

Marco Valerio Corvo dijo...

¡¡Calor en Cádiz!! Que risa, Ah, ¿pero lo ha hecho alguna vez? Yo añoro esos veranos de Sevilla antiguos, como aquel que empezó el 27 de Abril y duró hasta el 1 de Noviembre. O los de esa Córdoba sultana a finales de Julio, con el aire petrificado. O esos sube y bajas al Licabeto y la Acrópolis, intentando encontrar la sombra de una higuera en los callejones de Plaka, en Atenas.
Bendito calor, bendito frío. Hacen que te sientas vivo y vigoroso, ¡en forma!.Que aburridos y anodinos deben ser esos climas donde siempre hace "bueno".
Feliz París. Que siempre "nos seguirá quedando" ....