domingo, 5 de julio de 2009

Un microrrelato estival


REBELIÓN EN SOLANA

En la pequeña ciudad de Solana aconteció un domingo a mediodía un oscuro portento. Con sincronía conjurada todas las Sombras adelgazaron su figura hasta tal punto, que rompieron el vínculo con los Cuerpos, mientras éstos veían atónitos cómo se deslizaban rastreras hacia un sórdido callejón. Presos del pánico, se reunieron en la Plaza del Páramo para medir las consecuencias de tan repentino menoscabo. De las sombras sólo cabe esperar negras intenciones, amonestó un Cuerpo despechado.
Apenas se hubo formado un comité de emergencia, corrió el rumor de que en ese mismo instante las Sombras celebraban conciliábulo en el viejo almacén ruinoso. El comité acudió presto y solicitó parlamento. Portavoz del grupo sedicioso, una Sombra añosa salió con una carta reivindicativa que aclaraba la negrura de su queja: estaban hartas de no haber sentido jamás la caricia del sol. Desde aquel día en la ciudad de Solana los Cuerpos y las Sombras intercambian su naturaleza en domingos alternos.

Antonio Serrano Cueto

11 comentarios:

Mega dijo...

Qué micro más estupendo. Me recordó la fina ironía de las magistrales piezas de Monterroso.

Una duda: ¿acaso en Umbría pueden los cuerpos deleitarse la vista con el tenue brillo de las estrellas? ;-P

Un abrazo

Antonio Azuaga dijo...

Espléndido y lleno de fecundas posibilidades reflexivas el micro. Como siempre. Y más aún, para mí, si cabe, los dos últimos poemas; en particular ese “saldo negativo” que algunos, como yo, empezamos a mirar con severa y apremiante preocupación.

Araceli Esteves dijo...

Ja,ja,ja, buenísimo. Coincido con Mega: tienes una ironía de lo más fina y yo añadiría que también muy refrescante.

Juan Antonio Glez. Romano dijo...

Perfecto micro, Antonio. Mi enhorabuena.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Me ha encantado Antonio. Muy bueno.

El final, de intercambio.


Un abrazo.

Javier Quiñones dijo...

Bravo, Antonio, me sumo al aplauso general, estupendo microrrelato.
Un abrazo, Javier.

Capitán dijo...

Siempre me resultó inquietante que Peter Pan perdiese su sombra, aquí no sólo las pierden, además negocian con ellas, buenísimo.

Rafael Lucena dijo...

Claro, conciso y completo. Literario, sobre todo. Salud.

Isabel Romana dijo...

Increíble tu capacidad para los microrrelatos. Eres un genio. Un abrazo muy fuerte.

sergio astorga dijo...

Antonio, es delicioso, y logras que el final sea de una equidad que a los lectores perversos y mal intencionado como yo, nos dejas indefensos, admirados y con la sensación de que el equilibrio de forma y contenido es tal que encontramos un micro de arte mayor.
Un abrazo sin alternancias.
Sergio Astorga

Antonio Serrano Cueto dijo...

Muchas gracias a todos. Sois lectores muy generosos, y fieles. La verdad es que le tengo especial cariño a este microrrelato, tal vez porque esas sombras me han seducido. Si todo va bien, éste será uno de los que integre el libro que preparo para el ayuntamiento de Montcada.
Un abrazo.