martes, 28 de julio de 2009

Un microrrelato desde el aire


EL RASTREO

Para Gemma Pellicer,
que regala
tan generosamente
la lectura
de sus estupendos microrrelatos,
lectora fiel de estos aprendices Silenos.

Mirada desde el aire, Noctiville, ciudad eterna, no se deja ver. El búho real sobrevuela la gran mancha oscura confiando sólo en su extraordinaria capacidad auditiva. Pero hoy algo interfiere en su rastreo. Un
bip bip desconocido, activo a intervalos cortos, cuyo origen no puede precisar. Bip bip. Como ya le acucia el hambre y además es pájaro curioso, decide averiguar qué nuevo roedor ha penetrado en su zona de caza. Bip bip. Después de peinar cuidadosamente toda la superficie, se detiene suspendido sobre la intensa negrura que cubre el camposanto, bip bip, y se eleva con un aleteo sigiloso hasta perderse en las tinieblas. Allá abajo, el roedor despreciado por el ave se ilumina de nuevo en el bolsillo del muerto, avisándolo de que a las ocho y treinta seguirá cumpliendo años. Bip bip.

(Imagen: búho real en vuelo. Autor: Jorge 5223, http://media.photobucket.com)

10 comentarios:

Mega dijo...

Bip-bip, gracias a ti, Sileno-vip.

(De aprendiz, nada, oiga. Me ha agradado mucho el micro, tan millasiano en la elección del móvil como móvil).

Un abrazo bípido

Isabel Romana dijo...

Un texto hermoso y con ese punto macabro que con frecuencia nos ofrece la realidad. Felicidades por este microrrelato y felicidades también a Gemma por tu dedicatoria, muy merecida. Un abrazo.

Rafael Lucena dijo...

Fantásticos detalles (por ejemplo, los metagrafemas de "bip bip", con diferentes tamaños de letra, o lo del cumpleaños del muerto y la vida sigue, o la sagacidad instintiva del búho...). Enhorabuena.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Qué grande es el desprecio del depredador.

Muy bueno Antonio.

Olga B. dijo...

Me gusta el relato y la dedicatoria, o sea: todo;-)
Un beso para ti y, de paso, otro para ella.

sergio astorga dijo...

Antonio, de allá para acá, volando entre el Bip bip y el Chipi chipi, prodigios del ciber espacio.
Una gema para Gemma no es poco aire.
Un abrazo, si que si.
Sergio Astorga.

Antonio Azuaga dijo...

Deja un sabor de tristeza al final inolvidable.

…Y es muy bueno, naturalmente.

Un abrazo.

Capitán dijo...

Uff, las obligaciones nos persiguen hasta después de ...

Un saludo

Mery dijo...

Los cementerios suelen servir para crear excelencias como ésta, tan breve y tan fina. Enhorabuena.
Un beso

Triana dijo...

Muy bueno como es habitual en tus micros y felicidades a Gema que por supuesto se lo merece.

Un abrazo Antonio