viernes, 5 de junio de 2009

Reseña al Séneca de Francisco Socas


Llega a las librerías un nuevo número (57) de El Libro. Revista de la Asociación de Editores de Andalucía, publicación no venal dirigida por Antonio Rivero Taravillo. Además de otras noticias de interés (sobre el futuro del libro, la edición andaluza...), la revista trae mi reseña del libro de Francisco Socas que obtuvo el Premio Manuel Alvar de Estudios Humanísticos en 2008: Séneca, cortesano y hombre de letras (Sevilla, Fundación José Manuel Lara, 2008). La reproduzco aquí para los amables lectores de estos Silenos:

Para hallar el verdadero rostro de Séneca, no el del anciano barbudo de la tradición pictórica, ni del busto bicéfalo del museo de Berlín, Francisco Socas principia el libro colocando al cordobés frente a Sócrates, los postsocráticos y Jesús de Nazaret. Ya arrojan alguna luz estos primeros contrastes. A partir de aquí la imagen amable de Séneca va mirándose en el espejo de sus propias sombras: el filósofo que desprecia el poder y la riqueza frente al político enriquecido; el suicida ejemplar y voluntarioso frente al hombre que aguarda la sentencia de Nerón sin adelantarse a ella; el filósofo sublimado frente al usuario de la filosofía que no sistematiza… A la postre resulta un hombre real y humano, despojado de la costra que los siglos han adherido a su nombre.
Con notable dominio de las fuentes, revisadas y, cuando es menester, cuestionadas, en la primera mitad del libro el lector asiste a un atrayente recorrido por el ascenso y caída de Séneca en la corte de un Nerón abismado en la paranoia. Cruzado el ecuador, Socas aborda profusamente el estilo, el pensamiento y la obra. Merece destacarse, por seductor y certero, el capítulo centrado en el legado estoico que “recibe, administra y enriquece”, ideado como un viaje a través de las estancias de una mansión, donde incluso los silencios de Séneca habitan, e ilustrado con el ramillete de sentencias que cierra el libro.

Vista la enjundia del resto, uno quiere más. Por eso las escasas páginas del capítulo dedicado a la posteridad saben a poco. Cabía ahondar en el Séneca medieval, tan deudor de la superchería de su supuesto trato epistolar con el apóstol Pablo, así como en la recepción de sus escritos en humanistas como Erasmo. Pero esto no afea la calidad de un libro que tiene el valor añadido de una prosa excelente, a ratos de soberbia belleza, entreverada de metáforas, símiles y reflexiones del autor (así, por ejemplo, las páginas sobre la eutanasia y el suicidio en la Antigüedad). Razones sobradas, pues, para merecer el Premio Manuel Alvar de Estudios Humanísticos 2008.

2 comentarios:

Carolus dijo...

Simula, disimula, no ofendas a nadie y de todos desconfía: antiguo consejo para un joven Rey Sol que te servirá para desenvolverte y medrar en la Corte en la que todos sobrevivimos. Donde hay un grupo de personas, existirá una lucha por el poder, alguien lo conseguirá y a su sombra crecerán los cortesanos que conspirarán para quitárselo o para agarrarse a una porción de poder dentro de su Corte. Tal vez aún no te hayan contado cómo funciona todo esto. Te guste o no, ya estás metido de lleno en la Corte y es mejor que domines sus reglas. Despierta, otros ya te llevan ventaja. Es hora de medrar.

MANUAL Y ESPEJO DE CORTESANOS, cuyo extracto puede descargar desde
http://www.personal.able.es/cm.perez/Manual_y_espejo_de_cortesanos.pdf

Anónimo dijo...

MANUAL Y ESPEJO DE CORTESANOS GRATIS :)

http://rapidshare.com/files/249448852/Martin_perez_gran_juego.pdf.html

http://rapidshare.com/files/249448852/Martin_perez_gran_juego.pdf.html