lunes, 18 de mayo de 2009

Se nos mueren los poetas


HASTA MAÑANA

Voy a cerrar los ojos en voz baja
voy a meterme a tientas en el sueño.
En este instante el odio no trabaja
para la muerte que es su pobre dueño
la voluntad suspende su latido
y yo me siento lejos, tan pequeño

que a Dios invoco, pero no le pido
nada, con tal de compartir apenas
este universo que hemos conseguido

por las malas y a veces por las buenas.
¿Por qué el mundo soñado no es el mismo
que este mundo de muerte a manos llenas?

Mi pesadilla es siempre el optimismo:
me duermo débil, sueño que soy fuerte,
pero el futuro aguarda. Es un abismo.
No me lo digan cuando me despierte.

Mario Benedetti

6 comentarios:

MarianGardi dijo...

Lamentable muerte, Mario es uno de mis poetas preferidos.
Los versos se han quedado mudos hoy.
Saludos

Antonio Azuaga dijo...

No sé, Antonio, si se nos mueren los poetas o somos nosotros los que nos morimos un poco más. Sobre todo cuando nos damos cuenta de que antes era muy improbable que nos cruzáramos con ellos en cualquier rincón del mundo y, a partir de ahora, es una triste imposibilidad.

Araceli Esteves dijo...

Se nos mueren, sí, se nos van muriendo... Por suerte su poesía q1ueda siempre a mano.

LUISA M. dijo...

Hermosa dedicatoria a este gran poeta que hoy nos deja, pero que seguirá acompañando nuestra soledad con su poesía e iluminando nuestros días con sus poemas.
Saludos.

Mery dijo...

Si, se nos van yendo, ojalá a mejores pagos.
Sus obras tan queridas se quedan con nosotros, y ya es un alivio.

Un beso

Olga B. dijo...

A mí siempre me produjo emociones muy limpias. Esa "Táctica y estrategia" leída hace tiempo...
Descanse en paz.