domingo, 3 de mayo de 2009

A las que ya no están, estando siempre


Dos poemas magníficos contra tan dura ausencia. En memoria de todas, en especial de Carmen Huerta Valderas.

ANTES

· · · · · · · ·
· · · · · · · · A mi madre

Hubiera preferido
ser huérfano en la muerte,
que me faltaras tú
allá, en lo misterioso,
no aquí, en lo conocido.

Haberme muerto antes
para sentir tu ausencia
en los aires difíciles.

Tú, entre grises aceros,
por verdes jardines,
junto a la sangre ardiente,
continuarías viviendo,
personaje continuo
de mi sueño de muerto.

(Manuel Altolaguirre, de Soledades juntas, 1931)


* * *

OTRO ANIVERSARIO

Aquella mujer que día a día
combatió por nosotros
y el ascua del hogar tuvo encendida.
Aquellas manos puras sobre el aire
como ala o techo de la vida.
· · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · ·Era
en la infancia terrible o en el llanto
el pan nutricio o la ventana clara.
Aquella voz, la nuestra, que repite
tu nombre cierto contra tanta muerte.
El regazo infantil, la luz segura
del anegado reino.

Cuanto hay de amor en nuestras manos nace
del amor que nos diste.
Forma es de tu memoria, calcinada ceniza.
El duro diamante sobrevive a la noche.

(José Ángel Valente, de La memoria y los signos, 1969-1965)

("Madre cosiendo", de Mary Cassatt, 1902)

6 comentarios:

Angel Duarte dijo...

En la línea de flotación. Nueve años hace ya. Y ayer, precisamente ayer, la tuve bien presente.
Gracias.
Abrazo

Mega dijo...

Precioso homenaje, Antonio.

(A todas las madres que aunque parezca que no están, siguen estando.)

Besos, y un abrazo

Olga B. dijo...

Muy bonito recuerdo a las ausencias. Un familiar mío, ya anciano, que perdió su madre siendo muy joven - de eso hace más de sesenta años- todavía se emociona hablando de la suya. No es poeta pero un día dijo algo tan sencillo y verdadero que se me quedó grabado: "Mientras vive la madre, no hay tristeza: siempre hay alguien que te quiere pa siempre; luego... no lo sabes".
Gracias por traernos estos dos poemas .
Un beso.

Non poena... dijo...

En memoria de todas, en especial de Carmen Huerta Valderas.

"dio el alma a quien gela dio
(el cual la ponga en el cielo
en su gloria),
que aunque la vida perdió,
dexónos harto consuelo
su memoria. "

Un beso y un recuerdo a Carmen. Esté donde esté, ella lo habrá convertido en un lugar feliz.

Mery dijo...

Qué emotiva entrada, Antonio.
Las madres, todas iguales y todas distintas. Tanto amor a todas horas...

Si ellas gobernaran el mundo (de hecho hay mucho de su gobierno en nuestras vidas).

Un beso, me ha encantado

Antonio Azuaga dijo...

Conmovedora entrada, Antonio. Gracias por la memoria propia que hoy nos haces añadir a todos en este homenaje tuyo.