miércoles, 27 de mayo de 2009

Cuando se ausentan las Musas blogueras


Hay días, como hoy, de desvalimiento intelectual. En vano busco a las Musas blogueras. No sé bien a qué achacarlo, aunque sospecho que el temporal de levante tiene mucha culpa. Cádiz es un barco que navega a merced de los vientos y mi casa, que es un ático esquinero, hace las veces de espolón. Me acuerdo ahora de las lenguas relucientes del viento lorquiano ("Sátiro de estrellas bajas..."), las que perseguían a la pobre Preciosa. Era otro su fuelle en aquel poema, pero en días como hoy no hay duda de que el mozo habla envalentonado a través de sus muchas lenguas. Sólo así se explica que en el salón silbe un estribillo burlón, en el dormitorio imposte el canto del oboe y en la parte contraria de la casa se enrede en la persiana musitando quién sabe qué letanía. Debo de haber desarrollado (¿qué no aflora con la edad?) una suerte de intolerancia ventosa, porque últimamente los vientos me incordian más que de costumbre. Con todo, prefiero mil veces esta música que arremolina los pensamientos y desangra los cuerpos, al ruido de la necedad, la inconsistencia, el cinismo y la mediocridad que a diario padecemos por obra y gracia de la clase política española.

(Imagen aérea de Cádiz. Fuente: sobrecadiz.com/2008/08/26/aeroclub-jerez-sobrevolando-cadiz/)

11 comentarios:

José Miguel Ridao dijo...

Al lado del ruido que citas cualquier sonido es música celestial. Un abrazo, y buena entrada, si no dices que estás desvalido no lo notamos.

Mega dijo...

Cuando se ausentan las Musas blogueras, compones papeles principales. No digas que no. ;-P
Un beso

Olga B. dijo...

Cadiz y ese viento de locura... cómo te comprendo;-) Ya sabes cuánto me afecta el cierzo, pero ¿no llegarías a echarlo de menos? Y desde luego es preferible a otros rumores igualmente pesados pero mucho menos ciertos.
Me recuerdas los versos de nuestro amigo Juan Manuel sobre ese viento: "le oíste trabajar toda la noche/ salmodiando razones extrañísimas".
Pasará como siempre, volverán las Musas Blogueras (que no me parece que se hayan ido) y nunca, nunca callarán los políticos:-)
Un beso, Antonio.

Extractos... dijo...

Mientras las musas vienen y van, -levantoseando- por ahí fuera, guarda bien esos sonidos porque cuando vuelva el ruido y demás los vas a añorar...

besos

MARIA FABIANA CALDERARI dijo...

Aplausos huracanados!!
( Delicadas y sonoras musas lo han invadido...) Saludos cordiales

sergio astorga dijo...

Antonio, por lo que leo no hay desamparo en tu palabra, y tal vez es su sueño lo que añoras.
Un abrazo en globo.
Sergio Astorga

Isabel Romana dijo...

Pues no le ha dado mal resultado el estar falto de inspiración. Ese viento incómodo y bullanguero ha dado mucho de sí. No se lamente, porque le ha quedado en texto de lo más atractivo. Saludos cordiales.

bambu222 dijo...

Para sentirte abandonado por las musas te ha quedado un texto redondo.Se han mostrado de otra manera,¿o están jugando al escondite?.Abrazo también con viento de levante.

manly dijo...

No me importaría que todos esos vientos entrasen en estos momentos a través de mis ventanas. Señal que estaría en Cádiz, y ya puestos a soñar: frente a la Caleta.

Antonio Serrano Cueto dijo...

Sois muy amables. Con lectores como vosotros da gusto. Un abrazo.

Mery dijo...

Shhhhhhhh, no nombres a los innombrables.
Que ellos se enreden en sus vacuas peroratas sin sentido, que tu te vales divinamente sin musas.
Un placer leerte.
Besos