miércoles, 22 de abril de 2009

Presentación de Vacaciones de invierno, de Benítez Ariza


Las Vacaciones de invierno de José Manuel Benítez Ariza ya circulan en letra de molde, en contraste con la inmovilidad del niño protagonista de la historia, trasunto del propio autor, que asiste internado en un hospital al despertar del mundo que le espera, el de los adultos. Principian los setenta del siglo pasado, con una dictadura agonizante en una España maltrecha. A través de los ojos del niño encamado, Benítez Ariza esboza el retrato de aquella sociedad que ya acariciaba, sin saberlo, el advenimiento de la democracia. Juegan los niños con juegos de pobres (ay, las pulgas marcianas), mientras sienten la llamada confusa del sexo; leen tebeos inocentes, mientras en otros lugares del mundo se estrellan aviones o triunfan sobre el ring boxeadores aupados desde la nada. La vida pasa deprisa, derramando sobre el niño al que recomponen la mandíbula una lluvia de interrogantes.
De ello se ha hablado hoy en la sede de la Asociación de la Prensa de Cádiz. Antonio Rivero Taravillo, en calidad de editor de Paréntesis, y Rafael Marín, como presentador del libro. Benítez Ariza suma esta novela a su larga trayectoria, jalonada por otras novelas, libros de poesía, traducciones y otros escritos. Y Paréntesis ofrece con ella una de las primicias de su primera cosecha. Que sea para bien.

3 comentarios:

José Manuel Benítez Ariza dijo...

Gracias por el eco, Antonio. Y un abrazo.

Rosario Troncoso dijo...

Que buena narrativa, que buen libro (ya le he hincado el diente..). Y que buen ratito pasamos el otro día.
Un abrazo amigo.
Y enhorabuena de nuevo por tu premio.

Mery dijo...

He leído sobre ello en varios blogs y una vez mas felicito al autor y al editor desde aquí.

Un abrazo