lunes, 20 de abril de 2009

Premio de Microrrelatos El Basar de Montcada


Fue una velada agradable. Unas cien personas en el restaurante Sant Lluc de Montcada. La cena de los cuatro finalistas presentes (el quinto, Diego Rincón, no pudo asistir) consistió en un primer plato de nervios y un segundo de espera estoica hasta pasada la medianoche. Mientras cenábamos, Jordi Amenós amenizaba con la lectura de microrrelatos (propios y de esta convocatoria), acompañado por el saxo de Sam Atencia. Debo confesar (y así lo dije allí) que yo creía que en todos, absolutamente todos, los fallos de los premios, fuesen de la naturaleza que fuesen, el premiado ya lo sabía de antemano y el día señalado hacía su papel de sorprendido, empleando frases tan manidas como: "Estoy muy nervioso", "no me lo esperaba", "preparé una chuleta por si acaso y se me ha olvidado", etc. No sé en los demás, pero en este certamen yo no supe hasta bien pasada la medianoche que era el ganador. Mi autobús circular había viajado hasta Montcada en noviembre, vuelto a Cádiz en diciembre como finalista y regresado a Montcada en abril como ganador. Por razones obvias, yo fui en avión y evité subir a mi autobús nocturno para este último viaje. Como colofón se presentó el librito Microorganismes, editado pulcramente, con los relatos finalistas y los seleccionados de cada mes, con las ilustraciones de Eva Sereno. Pero como no era noche para una única sopresa, poco después del fallo del jurado Lluís Maldonado, gerente de Montcada Comunicació, anunciaba que la organización había decidido crear una colección de libros de microrrelatos escritos de forma independiente por los ganadores del premio. Para inaugurar tal colección se me invitaba amablemente a preparar un libro. Si a esto añadimos la buena organización y el trato en todo momento exquisito (Laura Grau, muy especialmente), miel sobre hojuelas. Escribo esto cansado, pasada la medianoche, poco después de llegar de Sevilla con el coche cargado de maletas y mi hija casi bailando ya con las muletas. En La nave de los locos se ha dado esta mañana (mejor, la de ayer) la noticia y se ha publicado el relato, que muchos de vosotros ya conocíais. No obstante, lo dejo también aquí para quien no lo haya leído aún.

(El jurado, de lujo: Juan Antonio Masoliver, Fernando Valls y Sonia Hernández. Pude hablar un rato con Juan Antonio, y me supo a poco. Fernando no pudo asistir y con Sonia apenas tuve tiempo de intercambiar un saludo).


El autobús circular

Cuando el autobús se detiene orillando la acera, las sombras de los viajeros se apoyan detrás de los cristales cubiertos por el vaho. La lluvia torrencial de las últimas horas ha concedido una tregua y, aunque ya es hora oscurecida, de nuevo se aprecian el alzado de los edificios y el perfil serpenteante de las carreteras. Debajo de la marquesina un hombre permanece quieto, apretando el frío metal de la moneda en el bolsillo. Al ver la pesadumbre de su rostro, el conductor, figura enteca y siempre impasible, se permite esta vez una mirada de indulgencia, de complicidad ante el duro oficio, y lo invita a subir con un leve movimiento de cabeza. De pronto un tropel de escolares asoma por la esquina. Vienen pugnando por voltear bien alto la moneda. El autobús espera la carga infantil y, oscuro bajo la noche solitaria, reemprende la marcha. Sólo que en este viaje los escolares no cantan.

Más información en Montcada Radio.

(En la foto, Laura Grau, Esteve Compte, Marta Finazzi, Antonio Serrano y Josep Martín)

30 comentarios:

Isabel Romana dijo...

¡Enhorabuena, Antonio! Es una noticia estupenda. No conozco los demás relatos finalistas, pero este tuyo ya te lo había leído y me parecía francamente bueno. ¡Menuda emoción ¿no?! Y la publicación del libro, y la invitación a escribir otro en solitario... ¿Crees que se puede pedir mas? Felicidades de nuevo y que disfrutes mucho de este éxito. Un abrazo enorme.

sergio astorga dijo...

Antonio, antes de que me deje el autobús, un felicitación por una noche tan circular, por lo plena.
Un abrazo efusivo.
Sergio Astorga

extractos... dijo...

Enhorabuena hermano!!!te lo mereces...

Besos

Enrique Baltanás dijo...

Me sumo a las felicitaciones. ¡Enhorabuena!

Carmen Serrano Gutiérrez dijo...

Felicidades!!!
Aunque no me extraña nada.
Besos

Angel Duarte dijo...

Efectivamente, se tuvo noticia por la nave. Y se ha vuelto a releer esta mañana en el baile. Nunca estará de más. En absoluto. El círculo de la amistad amplía el eco de una espléndida noticia.
¡Enhorabuena, Antonio!
Abrazo fuerte.

Juan Manuel Macías dijo...

Enhorabuena, Antonio. Unos laureles bien merecidos. Abrazo en forma de epinicio.

Diarios de Rayuela dijo...

Me sumo yo también a los parabienes.
Buen relato. Merecido premio.
Un abrazo.

Araceli Esteves dijo...

Qué bieeeen!!!
Siempre es una alegría que un amigo (aunque virtual) gane algo. Mis más sinceras felicitaciones.

Un abrazo y a seguir...

Tomás Rodríguez Reyes dijo...

¡Enhorabuena, Antonio!Salud

Mega dijo...

Me alegro muchísimo, Antonio. A veces los premios son así de mágicos. ;-D
Besos y más felicidades

Sandra Ramos dijo...

Gaudeo plurimum, sodalis. Macte, mactissime!Me alegro muchísimo, compañero. ¡Enhorabuena!

Herman dijo...

Qué alegría, Antonio. Un premio más que merecido. Te hago llegar mis felicitaciones. Me impresionó tu relato cuando lo leí en tu blog y ha vuelto a impresionarme hoy, día de premios (yo acabo de ser galardonado con el VI Premio de Relato mínimo Diomedea, aún no doy crédito). Un fuerte abrazo.

Charlo dijo...

Aunque conocí directamente por ti la noticia, he querido saborearla en el blog. Y leer el relato. De nuevo mi enhorabuena y mi cariño. Alégrome. Un abrazo-

Antonio Azuaga dijo...

Un fortísimo abrazo, con mi alegría de poder darte la enhorabuena.

manuespada dijo...

Enhorabuena, un texto estupendo (pelo gallina me ha puesto los vellos).

Citopensis dijo...

Ya lo he dicho en otro lugar.

Envidiable su relato.

Enhorabuena.

Non poena... dijo...

!Ole!
Ya sabes que debes un gallo a Esculapio, o una botella de algo...

Hay testigos.

José Manuel Serrano Cueto dijo...

Ya te lo dije por teléfono: ¡enhorabuena! ¡Y a por más! Besos.

El Viajero Solitario dijo...

Mis felicitaciones por el premio, Antonio. Un cuento escalofriante, qué duda cabe.

José Manuel Benítez Ariza dijo...

Lo dicho, Antonio: enhorabuena.

entrenomadas dijo...

Es un texto excelente.
Enhorabuena!!!

Un abrazo,

M

Orlando Romano dijo...

Recién leo la noticia en el Blog de Fernando. Me alegra mucho por vos, ya que sigo con entusiasmo tus textos aunque no acostumbro dejar comentarios. Pero sigo tus pasos. Un abrazo bien argentino y mis sinceras felicitaciones por este logro, mi buen amigo. A seguir creando!!!

Xuan dijo...

Enhorabuena por el premio y, sobre todo, por el microrrelato.

Miguel Ángel Muñoz dijo...

Enhorabuena, Antonio, por este fantástico relato. Hay tristezas contagiosas, y ese autobús contempla una de ellas.

E. G-Máiquez dijo...

Qué maravilla que tu hija baile ya, y todo lo demás: el premio y el libro. Enhorabuena.

Jorge Ordaz dijo...

Mi enhorabuena, y un fuerte abrazo.

Lauren Mendinueta dijo...

Ya tengo ganas de leer tu libro. Espero que e proyecto se realice pronto. Un abrazo

Carmen dijo...

Me encantó encontrar en una de las primeras páginas del libro el nombre de un gaditano como ganador. Así cuesta mucho menos perder. Enhorabuena. Un saludo.

Sietesoles dijo...

Fueron 5 finalistas... Lo sé porque yo fui uno de ellos pero no pude asistir... Sin embargo, tu microrrelato fue el mejor, felicidades. Diego Rincón.